10 razones para visitar Lisboa

Andrea B.
8 min
elevador da bica lisboa portugal

Lisboa es una de las capitales del Mediterráneo, cuyo turismo está creciendo a pasos agigantados. Y no es para menos, ya que el clima es muy favorable, con inviernos y otoños que pocas veces bajan de los 5ºC. Asimismo, la primavera y verano están llenos de días soleados, perfectos para disfrutar de las playas.

Además, siempre tienes cientos de opciones de cosas que hacer y ver en Lisboa. A continuación te voy a presentar 10 razones por las que tienes que venir a Lisboa.

 

Escuchar el melancólico Fado

El Fado es la música tradicional portuguesa que suele ser cantada por una persona acompañada de la «viola» (guitarra española) y la guitarra portuguesa. Las letras son historias cotidianas llenas de nostalgia y melancolía.

En toda Lisboa hay cientos de lugares donde escucharlo. Por supuesto, suelen estar más llenos de turistas que de locales. Sin embargo, eso no quiere decir que sea malo.

Lo que sí tienes que tener en cuenta es que algunos cobrarán por entrada además de comida y solo unos pocos te cobrarán únicamente por lo que consumas. Por eso mismo, es aconsejable que por educación consumas algo, ya que no pagas entrada.

Personalmente, recomiendo Duque Da Rua por ser un lugar pequeñito, acogedor, con buen servicio, con comida a buen precio y un espectáculo de Fado que nos encantó de principio a fin. Es importante que llames previamente para reservar mesa porque es pequeño y se llena con facilidad.

 

Admirar las vistas desde los miradores

Para empezar, Lisboa se encuentra sobre 7 colinas. Por lo que no es de extrañar que en cada esquina haya un mirador diferente, hacia un lado de la ciudad diferente.

Si a eso le añadimos que Lisboa es una ciudad con una arquitectura preciosa, está a orillas de un río que de lo ancho parece mar y tiene unas vistas sencillamente asombrosas, es de esperar que una de las razones para venir a Lisboa es para visitar no uno sino varios de estos miradores.

Algunos de los miradores más bonitos son:

  • Miradouro Senhora do Monte
  • Miradouro da Graça
  • Miradouro Santa Catalina
  • Miradouro Panorâmico de Monsanto
  • Miradouro das Portas do Sol
  • Miradouro São Pedro de Alcântara
  • Miradouro Santuário do Cristo Rei
  • Miradouro Pilar 7 del puente 25 de Abril

 

> 10 Lugares secretos de Lisboa

 

Lisboa que ver

 

Probar el vino verde

¿Sabías que en Portugal se produce vino verde y que es el único en el mundo? Pues si y para los amantes del vino es algo que no se pueden perder. El vinho verde se debe a que la uva que produce el vino aún es joven y casi no ha madurado. Como resultado, es un vino con un toque ácido y a menudo es ligeramente espumoso.

Otra bebida que tienes que probar cuando vengas a Lisboa es la ginjinha o ginja. Este es un licor obtenido de la maceración de guindas (similar a las cerezas). Es muy popular beberselo en una especie de vaso de chocolate y la costumbre es tomarte un shot y al segundo te comes el chocolate.

 

Ginja

 

Comer los pasteles de Belém

Lo más seguro es que hayas oído hablar de los pasteles de Belém o pasteles de nata aún de siquiera haber estado en Lisboa. En especial si tienes algún conocido que haya ido, porque seguro te habrá dicho algo como «¡no dejes de probar los pasteles de Belém!«. Y si, tiene razón.

El pastel de Belém es una de las especialidades de la cocina portuguesa. Básicamente, son como pequeñas tortitas de hojaldre rellenas de crema de yema de huevo, leche y azúcar. Cuando mejor están es recién hechos, por lo que te aconsejo que los pruebes en la misma pastelería Casa Pastéis de Belém o, en su defecto, en la pastelería Manteigaria.

Una curiosidad es que dicen que la receta original de los pasteles de Belém nunca se ha desvelado y que solo tres personas la conocen en todo el mundo. Por eso, los pasteles que no sean los que se venden en Belém, simplemente se les conoce como pasteles de nata.

 

Visitar sus asombrosos museos y monumentos

Lisboa y alrededores cuentan con todo tipo de museos y monumentos. Algunos son increíblemente hermosos como el Monasterio de Jerónimo y otros son necesarios si eres amante de los azulejos, como el Museo del Azulejo.

Otros que tienes que visitar si cuentas con más tiempo en la ciudad es el Museo Calouste Gulbenkian (gratis los domingos por la mañana) o el Museo de Oriente (he ido hasta 3 veces). En cuanto a monumentos, no puedes perderte una visita al Santuario del Cristo Rey. Una vez aquí puedes disfrutar de la vista desde la base del monumento o subir pagando 5 € (en efectivo).

 

monasterio dos jeronimos belem lisboa portugal

 

Dar un recorrido en su famoso tranvía 28E

Los tranvías antiguos y amarillos de Lisboa son practicamente un símbolo de la ciudad. No pasan muchos por la ciudad, de hecho, el principal es el 28E que hace paradas por casi todos los barrios del centro histórico.

Mi recomendación es que compres la tarjeta del metro recargable con la modalidad Zapping. De lo contrario, el trayecto te costará casi el triple si lo pagas en el mismo tranvía. Una vez comprado, toma el tranvía en la parada de Martim Moniz, la primera de todo el recorrido. Aunque la cola pueda ser larga, es mejor subirse aquí para que tengas garantizado un puesto durante todo el recorrido.

Si lo deseas y tienes tiempo suficiente (es bastante lento), haz el recorrido completo hasta el final. Será casi como si tomases un bus turístico por la ciudad, pero sin el guía. Al bajarte puedes conocer la basílica da Estrela, el jardín de enfrente o incluso visitar el cementerio dos Prazeres, el cual es muy bonito. Luego puedes tomar otro tranvía de regreso al centro, caminar o lo que prefieras.

 

elevador da gloria lisboa portugal

 

Embriagarte de su estilo bohemio

Todo el que viene a Lisboa nota esa vibra de bohemia, alternativa, relajante y despreocupada. Es una de las razones por la que muchos expats o nómadas digitales han decidido mudarse a Lisboa.

Uno de los lugares donde más notarás este ambiente es en la famosa Lx Factory. Como el nombre deja entrever, el complejo era parte de una antigua fábrica. Hoy en día, le han dado otro uso. Aquí verás restaurantes, conciertos al aire libre, tiendas de artesanías, ropa vintage, arte callejera y más. Definitivamente, tienes que venir y ver cada rincón en persona, te atrapará.

>> Brunch con Drag Queens en LX Factory

 

Hacer una ruta para ver los grafitis

Lisboa está llena de grafitis y otros tipos de arte callejero. Sin ir muy lejos, en la rua da Glória hay incluso lienzos gigantes para que los propios artitas se expresen. También hay montones de murales en los laterales de los edificios que vale la pena buscar en una ruta de grafitis por Lisboa.

Algo que me encanta son las obras de Bordalo II que hay por diferentes partes de Lisboa, Portugal y el mundo. Bordalo II es un grafitero y artista plástico portugués, cuyas obras están hechas de residuos como una forma de denunciar el consumismo, materialismo y contaminación en la que vivimos en la actualidad. Sus obras en Lisboa son:

  • Lince ibérico en Parque das Nações
  • Mapache en Praça do Império, 1449-003 Lisboa
  • Peces Rua da Cruz, 1300-228 Lisboa
  • Cerdo Rua Rio Douro, 1600-746 Lisboa
  • Zorro Avenida 24 de Julho, 1200-161 Lisboa
  • Abeja en LX Factory
  • Chimpancé Rua de Xabregas 49, 1900-440 Lisboa (aquí está el taller de Bordalo II)
  • Sapo Rua da Manutenção, 1900-320, Lisboa
  • Ratones Rua dos Bacalhoeiros 18A, 1100-070 Lisboa
  • Cigüeñas debajo del elevador Santa Justa (este lo vi cuando lo ponían)

 

Diversidad de paisajes en un solo viaje

Al venir a Lisboa no solo podrás visitar la ciudad, sino que también podrás conocer la zona montañosa de Sintra, las playas de la línea de Cascais, Setúbal o Sesimbra. Así como el gigantesco parque boscoso de Monsanto. Y eso solo en los alrededores de Lisboa. Si luego decides ir a otras partes de Portugal aún verás más variedad de paisajes y naturaleza.

>> Ecoturismo en Alentejo

>> Lo mejor del Parque Nacional Peneda-Gerês en Portugal

>> Cómo llegar a la cueva de Benagil en Algarve

 

La Quinta da Regaleira

 

Precio muy asequible

Otra razón por la que muchos europeos vienen a pasar sus vacaciones aquí es que además del buen clima, también resulta muy asequible. Puedes encontrar restaurantes con buena comida a precios muy baratos. El transporte público también es económico y te permite llegar muy lejos, ya sea que viajes en metro, tren o bus.

¡Así que no hay excusa para no visitar Lisboa en un próximo viaje!

 

Vistas desde la muralla del Castelo de São Jorge

Comentarios

comments

Descarga la guía GRATUITA

nadar con ballenas

Motívate a viajar en solitario con mi libro

viajar en solitario

Si te ha gustado puedes apoyarme:

Artículos relacionados

Viaja donde quieras con artículos escritos por mi.

Únete a la comunidad de
La Mochila al Hombro

Nos vemos en Instagram