Excursión de dos días al desierto de Marruecos

Al saber que Marrakech es uno de los principales puntos de partidas de los tours al desierto, no lo pensamos dos veces antes de reservar la excursión de dos días a la zona árida más extensa del mundo. De hecho, abarca países como Argelia, Túnez, Marruecos, Sahara Occidental, Mauritania, Malí, Níger, Libia, Chad, Egipto y Sudán.

 

Desierto Zagora

 

Excursión al desierto

En las agencias de viaje de Marrakech encontrarás por lo menos dos excursiones al desierto. Estas dependerán de la duración (2 o más días) y podrás ir a las dos zonas más importantes del desierto de Marruecos: Zagora y Merzouga.

Nosotros no disponíamos de mucho tiempo y después de visitar Marrakech, decidimos conocer también el desierto. Para disfrutar de esa experiencia puedes pasearte por el centro de Marrakech y negociar un buen precio entre las agencias de viaje que hay en la zona. Nosotros conseguimos un paquete de una excursión de dos días al desierto y un día a las cascadas de Ouzoud por 50€/persona.

El desierto de Zagora se encuentra a 360 km de Marrakech (7 horas de viaje). No obstante, es el más cercano a la ciudad, por lo que es posible hacer el viaje en dos días. Si dispones de más tiempo te recomiendo llegar hasta el desierto de Merzouga. No solo conocerás más sitios, ¡sino que ese desierto tiene dunas que alcanzan los 150 metros de altura! Entre las dos opciones, es el que más se parece a lo que uno se imagina de un desierto.

El tour es una buena opción si tienes poco tiempo y quieres algo ya organizado. Aun así, hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta antes de reservarlo.

 

La excursión al desierto incluye:

  • Recogida en la plaza Yamaa el Fna o en el hotel/hostal.
  • Transporte.
  • Paseo en dromedarios.
  • Pernoctar en un campamento bereber.
  • Cena.
  • Desayuno.

 

La excursión al desierto no incluye:

  • Almuerzo/comida.
  • Entrada al pueblo Ait Benhaddou.
  • Guía turístico en Ouarzazate.
  • Propina a los bereberes que guían los dromedarios.

 

Primer día – Paseo en dromedarios y noche en el desierto

A nosotros nos recogieron cerca de nuestro hostal, junto con otros más. Imagino que dependerá de donde te estés hospedando, si te pueden recoger allí o si es mejor encontrarse en la plaza central.

Antes de partir, decidimos llevar comida para desayunar por el camino. Aunque no hizo falta, ya que al ser un recorrido de 7 horas hacen varias paradas para estirar las piernas, comer y -por supuesto- comprar.

La hora para la salida desde el hostal fue a las 7 de la mañana. Por supuesto, entre que esperas a los más rezagados en el primer punto de encuentro y luego en el segundo, salimos un poco más tarde hacia la carretera.

Como es de esperar, la mayor parte del tiempo la pasamos en la furgoneta que nos llevaba. A mi novio y a mi nos tocó sentarnos en el asiento de copiloto debido a que todos los puestos estaban llenos. En realidad, fue lo mejor que nos pudo pasar, ya que pudimos ver mejor el paisaje y preguntarle al conductor sobre lo que íbamos encontrando en el camino.

En nuestro recorrido, nos dimos cuenta de que las carreteras están en buen estado y bien señalizadas, tal y como comenté en el post sobre mi experiencia en Marruecos. Durante gran parte del trayecto nos acompañó el pico más alto de Marruecos, el Toubkal. Este forma parte de la cordillera del Atlas, la cual recorre 2400 km del noroeste de África.

 

Cordillera Atlas Marruecos

 

El Toubkal alcanza los 4165 metros de altura, lo que le permite tener nieve durante todo el año. Apesar de que a los pies de la montaña se encuentre la zona árida más extensa del mundo. Y no solo eso, el Atlas separa las costas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico, del desierto. Esta división produce la sequedad del desierto… ¿No es impresionante?

Nos llamó la atención como de un lado de la carretera todo era marrón y seco, mientras que del otro lado veías árboles y césped totalmente verdes. El conductor nos informó de que pasaba un río que venía de la montaña y con él regaban los cultivos de dátiles y sandía/patilla.

 

Rio en el desierto

 

Palmeras datileras
Palmeras datileras.

 

Al mediodía, paramos para la comida. Específicamente, nos guiaron a todo el grupo a un restaurante destinado a los turistas. En otras palabras, un restaurante con precios más elevados. Nosotros quisimos evitar la trampa para turistas y nos fuimos a otro restaurante más pequeño a pocos metros de ahí. Cabe destacar que el lugar donde habíamos parado, en realidad solo habían unos pocos negocios y lo demás era tierra árida. 

Una de las paradas que hicimos fue para visitar el pueblo Ait Ben Haddou en Ouarzazate. Dicho pueblo es famoso por ser el escenario de películas muy conocidas como Alejandro Magno (2004), Gladiador (2000), Lawrence de Arabiam (1962) y la serie de Juego de tronos.

 

Ait Ben Haddou
Panorámica de Ait Ben Haddou.

 

Al final del recorrido, intentan convencer a todos los turistas de que necesitamos comprar un pañuelo para cubrirnos la cara del sol y el viento en el desierto. ¿Es necesario? Bueno, a nosotros no nos hizo falta. Básicamente porque llegamos al desierto al atardecer y a esa hora el sol no es fuerte, ni tampoco había viento. De todas formas, puedes comprarlo como recuerdo o llevar uno propio para la misma función.

 

Pañuelo tuareg marroquí
El pañuelo tuareg es el típico marroquí para el desierto.

 

Continuamos el recorrido durante algunas horas más, hasta que por fin llegamos a donde estaban los dromedarios que nos llevarían de paseo hasta el campamento bereber. Es una experiencia polémica, por la que tuve ciertos dilemas que te explico en el siguiente post.

 

Desierto de Zagora Marruecos
Dromedarios guiados por un bereber.

 

Campamento Bereber

También conocidos como Jaimas, estas son tiendas de campaña en medio de las dunas del desierto. Podrás disfrutar de una cena al estilo bereber, música tradicional alrededor de una fogata y el inmenso lienzo de estrellas que se pinta en el cielo.

En la Jaima principal es donde se reúnen todos para tomar té marroquí, cenar y compartir en grupo. Es un buen momento para conocer otras personas y pasar una velada agradable después de todo el recorrido.

Dentro de cada tienda han dispuesto de varios colchones y mantas gruesas para dormir. Te recomiendo que te abrigues bien al dormir, porque en verdad hace mucho frío en la madrugada.

 

 

Segundo día – Regreso a Marrakech

A las 6 de la mañana nos levantamos y desayunamos para ponernos en marcha otra vez hacia Marrakech. Esta vez el paseo con los dromedarios fue al amanecer, hasta llegar nuevamente al mismo punto donde nos dejaron el día anterior.

 

Kasbah de Taourirt
Kasbah de Taourirt en Ouarzazate.

 

En el camino de regreso, la parada turística fue en el pueblo de Ouarzazate. También se le conoce como «la puerta del desierto» y es por aquí por donde pasaban los comerciantes que provenían de África y se dirigían al norte de Marruecos o Europa.

No solo hicimos turismo por la ciudad con un guía, sino que también fuimos al Museo del Cine. Todos aquellos que sean amantes del cine podrán disfrutar de la colección de este museo de las películas que se han rodado aquí.

 

Museo del Cine, Ouarzazate

 

Por si fuera poco, cerca están los Estudios de Cine más grandes del mundo. Aquí han rodado películas como Gladiador (2000), La Momia (1999) y La Guerra de las Galaxias (1977). Si quieres saber más detalles sobre estos estudios, hablaré en profundidad en otro post más adelante.

Una vez salimos del museo nos llevaron directo a Marrakech, terminando el tour el segundo día a las 18h. No puedo negar que prefiero viajar por mi cuenta siempre que puedo. Aun así, resultó muy cómodo ir en un viaje organizado donde te llevan a los puntos específicos de la ruta.

Definitivamente, es imprescindible ir al menos un par de días al desierto para vivir la experiencia como un bereber. Con tantos tours turísticos que hay (o incluso alquilando un vehículo), no hay excusa para dejar de ir 😉

 

Campamento bereber

 

Comentarios

comments

Arriba