Todo aquel que visita Budapest coincide en que es una de las ciudades más bonitas que ha visto. Tanto es así, que al caminar por sus calles no es difícil imaginarse a uno mismo viviendo allí. Hasta la revista Forbes dice que está en el top 10 de las mejores ciudades para vivir de Europa. Si a eso le sumas la maravillosa arquitectura, la gran vida nocturna y los famosos baños termales, no cabe duda que es la ciudad perfecta para relajarse, divertirse y aprender, todo en una misma ciudad.

 

Budapest tranvia

Paseando por Budapest

 

Para que saques el mayor partido a la capital húngara, a continuación te presento 12 lugares imprescindibles que tienes que ver en Budapest.

 

1. Plaza Vörösmarty

Esta plaza lleva su nombre en honor al poeta y dramaturgo Mihály Vörösmarty, quién es el máximo representante del Romanticismo húngaro. En el monumento en el centro de la plaza podrás verlo a él rodeado de los personajes de sus obras.

 

Plaza Vorosmarty

 

Desde aquí tienes a pocos pasos otros puntos turísticos como, por ejemplo, el Café Gerbeaud, el cual es famoso por su elegancia y exquisitos postres tradicionales. También está la parada del metro de la línea amarilla, el segundo sistema de metro más antiguo del mundo. Por lo que te recomiendo que al menos hagas un viaje en él.

 

Calle Váci Budapest

 

Dicha plaza está también conectada a la calle Váci, donde están todas las tiendas de ropa importantes y una que otra tienda de souvenirs también. Al final de la misma se encuentra el mercado central y que visitaremos más adelante.

Hacia el otro lado de la plaza, si te diriges al río Danubio, encontrarás la Sala de Conciertos Vigadó. Se construyó para reemplazar uno similar que se había quemado en la Guerra de Independencia en 1848 y es el segundo más grande de la ciudad. Aún se realizan conciertos y exhibiciones dignas de ver. Si te interesa conocer la escalera ornamental, la sala de ceremonias, la terraza panorámica y sus exhibiciones, la entrada cuesta 2,500 HUF (7,74€) con un descuento del 50% para estudiantes y jubilados.

 

Sala de conciertos Budapest

 

2. Budapest Eye

A pocos pasos se encuentra la plaza Erzsébet, donde los locales van a pasar el rato cuando hace buen tiempo. Al llegar, lo primero que resalta es el Budapest Eye. Este se construyó hace unos pocos años con el objetivo de atraer más turistas a la ciudad. Cabe destacar que, con sus 65 metros de altura, es la más alta de toda Europa, lo que te permite tener una vista magnífica de la ciudad y la Basílica de San Esteban a pocos metros de distancia.

 

Budapest eye

 

El precio es de 9€ por unos 8-10 minutos las 3 vueltas y abren de 10h a 23h, excepto los fines de semana que cierran más tarde aún. Por lo que te puedes imaginar que el ambiente en esa plaza por la noche es genial.

 

3. Basílica de San Esteban

La Basílica, junto con el Parlamento, son los edificios más altos de la ciudad, con sus 96 metros de alto. Es de estilo Neoclásico y en su interior guarda una inmensa cantidad de obras de arte. Desde pinturas y esculturas, hasta relieves y placados de mármoles.

 

Basílica San Esteban

 

También se celebran conciertos de órgano debido a que la acústica es muy buena y puedes subir a la cúpula en ascensor o escaleras para ver las vistas de la ciudad. Pero lo más importante que se conserva en el interior es la Santa Diestra, es decir, la mano del rey Esteban I.

Otro dato curioso es que cuando la ves de frente, al lado izquierdo ves los típicos edificios de la época comunista y al lado derecho los austro-húngaros. No solo hace un contraste enorme, sino que puedes ver diferentes momentos de la historia de Hungría.

 

Cúpula de la Basílica de San Esteban

 

4. Palacio Gresham – Four Season Hotel

En sus inicios se construyó como palacio neoclásico y a lo largo de los años cumplió diferentes funciones. Desde oficinias, cuartel en la Segunda Guerra Mundial, apartamentos y luego, tras ser abandonado, el gobierno lo adquirió y hoy en día es un hotel de lujo que conserva su arquitectura Art Nouveau original.

 

5. Puente de las cadenas

Es el puente más antiguo de la ciudad y de los más conocidos del río Danubio (este pasa por 10 capitales Europeas). Lo que lo convierte es el símbolo de Budapest. Por allá en el año 1700 pensaron en construir el puente similar al Puente de Carlos de Praga. Pero cambiaron de idea y tomaron como referencia el Puente Hammersmith de Londres.

 

Puente de las Cadenas Budapest

 

6. Funicular

Nada más llegar al otro lado del puente te encuentras con el funicular que te lleva a la parte alta de Buda. Puedes subir por 1200 HUF (3,71€) o subir gratis por unas escaleras que están medio escondidas a 120 metros a la izquierda.

 

Funicular Budapest

No se puede ocultar que la cola al funicular sea así de larga.

 

Otro dato curioso es que en la misma plaza se encuentra una escultura señalizando el kilómetro 0 de Hungría. Como también se encuentra el Túnel del Castillo de Buda, el único túnel de la ciudad.

 

Kilómetro 0

 

7. Castillo de Buda

Antiguamente era donde habitaban los reyes húngaros, siendo una de las residencias reales más extensas y monumentales de Europa. En sus principios se construyó con un estilo tardogótico, siendo reconstruido más tarde al estilo tardobarroco durante la dominación de los Habsburgo. Sin embargo,  después de que se destruyera en la II Guerra Mundial, aprovecharon para reconstruirla con un estilo neoclásico y borrar todo rastro de la monarquía habsbúrgica.

 

Castillo Buda

Visto desde Pest.

 

Ahora no solo puedes visitar las salas de exhibiciones de los antiguos aposentos, sino que tienes la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest dentro del viejo castillo.

 

8. Iglesia de Matías

Es uno de los edificios más bonitos de Hungría y lo más curioso es que ni siquiera lleva el nombre de un santo. Matías fue el rey húngaro Matías Corvino, quien restauró la iglesia en 1470. Casi un siglo después la iglesia fue convertida en mezquita tras la invasión turca, pero 150 años después el ejército alemán ocupó el país y al sacar a los turcos otomanos la iglesia fue recuperada por los cristianos.

 

Iglesia de Matías

 

Un detalle que me encanta de esta iglesia son los azulejos en el techo, los cuales siguen un patrón de coloridos diamantes. Estos junto con las gárgolas y las delicadas torretas hacen parte del estilo gótico de la iglesia.

 

9. Bastión de los pescadores

A un lado de la Iglesia de Matías se encuentra esta terraza de estilo neogótico y neorrománico. En la Edad Media los pescadores defendían este enclave de las murallas, hoy en día su función es meramente decorativa con un mirador hacia Pest que te dejará soñando. Podrás ver también siete torres, las cuales representan las siete tribus magiares que se asentaron aquí hace un par de miles de años. Puedes subir por sus escaleras pagando 600 HUF (1,68€) o simplemente entrar por la parte de abajo gratis. Al final la vista será la misma, maravillosa.

 

Bastión de los pescadores

 

Bastión de los pescadores

 

Muy cerca de aquí está también el Laberinto que se extiende por más de 1200 metros donde podrás ver pinturas rupestres, fuentes, estatuas y mucho más. Dicen que es más emocionante a partir de las 18h porque es cuando apagan las luces y quedan solo las lámparas de aceite.

También encontrarás muy cerca el Museo Hospital de la Roca. Este hospital-búnker fue utilizado en tiempos de guerra y se mantuvo en secreto hasta el 2008, que se abrió públicamente. En la visita guiada podrás conocer la historia de este hospital y el desarrollo de la medicina militar.

 

10. Mercado central

Después de este recorrido por algunos de los lugares de interés más importantes de la ciudad, es de agradecer una buena comida húngara para recuperar fuerzas. El mejor lugar para ello es el Mercado Central, el más grande de Budapest.

 

Mercado central

 

En la planta baja encontrarás productos de los agricultores locales a buen precio. En la planta superior, están los locales de comida húngara a un lado y al otro souvenirs. Te recomiendo que pruebes los Langos y el Goulash. El precio es bastante razonable a pesar de ser tan visitado por los turistas.

 

Goulash en el Mercado central

En Hungría el Goulash es una sopa, en lugar de un guiso.

 

11. Gran Sinagoga de Budapest

Es la sinagoga más grande de Europa y su belleza te dejará boquiabierto, tanto por fuera como por dentro. Además, podrás visitar el Monumento Conmemorativo del Holocausto y el cementerio y el museo judío.

 

Gran Sinagoga de Budapest

Detalles arquitectónicos.

 

El precio de todo el conjunto son unos 3000 HUF (10€) y la visita guiada -que puede ser en español- te lleva por cada uno de sus rincones a medida que te cuenta la impresionante historia. Y es que fue aquí donde los nazis formaron un guetto judío, que luego se convirtió en campo de concentración. De hecho, el Monumento Conmemorativo del Holocausto o Árbol de la vida tiene en la punta de sus hojas el apellido de los judíos asesinados en el Holocausto.

 

Árbol de la vida

 

12. Bares Ruinas

Los edificios centenarios que se encontraban abandonados en el barrio judío acogieron los que son hoy en día los Bares Ruinas. Decorados con graffitis, objetos curiosos y muy variados puestos sin ningún tipo de orden, actualmente llaman la atención tanto de locales como de turistas por su ambiente cool y bohemio. Esto ha llevado a la rehabilitación de la zona a la que anteriormente nadie quería acercarse.

Si hay que destacar un bar, ese sería el Szimpla Kert (Jardín Simple). Es tan famoso que está entre los 25 bares más increíbles del mundo de Lonely Planet. Por lo que no puedes dejar de ir. Si no eres de fiestas nocturnas, también es posible ir al mercado que hacen durante el día. ¡Hay opciones para todos los gustos!

 

Szimpla Kert

 

Y esto no es todo. Aún hay mucho más que puedes ver y hacer en Budapest. Desde baños termales, hasta ir a la Ópera, museos y una de las mejores vistas de la ciudad desde la colina Gellert. Pero eso ya es otra historia para otro post… ¡quédate atento a la próxima publicación!

 

Budapest

 

 

Comentarios

comments