¿Quién no sueña con viajar por toda Europa y recorrerla entera? Yo, por lo menos, desde que tengo memoria siempre quise ir a todas esas ciudades de las que escuché hablar en películas, libros y series. Por lo que no me pensé dos veces cuando en el verano del 2014 tuve la oportunidad de lanzarme en un Interrail a la aventura. Ni siquiera me importó que ninguno de mis amigos pudiese ir: yo armé mi mochila y me fui.

Así que una vez que la parte del alojamiento estuvo cubierta (El secreto para encontrar alojamiento gratis en tus viajes), me enfoqué en analizar el transporte. Tengo amigos que han viajado de autostop, en bus, coche compartido y hasta de avión. En mi caso, yo escogí el Interrail.

 

¿Qué es el Interrail?

El pase de Interrail te permite subir a la gran mayoría de trenes y ferris, que te llevarán a hasta 30 países europeos de forma totalmente flexible y a tu ritmo. Solo tienes que decidir cuántos días de viaje quieres y la ruta que deseas seguir. También está el pase Eurail, para todos aquellos que no son residentes europeos y descuentos para los menores de 27 años.

 

¿Cómo funciona el pase de Interrail?

Básicamente, te darán un papel donde irás marcando cada día de viaje que consumas. Ojo: pueden multarte si descubren que no has marcado todos los viajes. Luego, vas a la estación de tren y te subes en el primero que veas que vaya hacia tu destino. Así de sencillo.

Claro está, si vas a cruzar fronteras lo mejor será que reserves un asiento. A veces no es obligatorio hacerlo, pero puedes correr con la mala suerte de que cuando llegues -sin reserva- ya esté lleno.

Otro detalle a tener en cuenta para calcular tu presupuesto de viaje, es que el coste de dicha reserva depende del país. En Europa del Este suele ser bastante económico. Sin embargo, en la parte oeste pueden subir con diferencia los precios.

 

pases interrail

 

¿Cómo son los trenes para viajar?

Siendo 100% honesta, los trenes son mi forma favorita de viajar. Pienso que es el medio de transporte más cómodo para ello. Tienes más espacio que en un bus o en un avión, incluso más que en un coche. Además de que las vistas suelen ser espectaculares.

Por otro lado, hay algunos trenes nocturnos que tienen compartimientos con camas. Estos son muy útiles cuando viajas largas distancias y quieres ahorrar tiempo y dinero. Además, algunos tienen su restaurante, enchufes, WiFi y, por supuesto, todos tienen baño.

Cabe destacar, que en algunos países encontrarás trenes panorámicos, los cuales son altamente recomendados porque permiten ver todo el hermoso paisaje por donde discurren los raíles del tren. Un ejemplo, son los trenes que cruzan los asombrosos pueblos de los Alpes suizos.

 

Tipos de Interrail pass

En la página de Interrail encontrarás información detallada sobre cada modalidad de ticket, junto con sus precios. Como van cambiando de vez en cuando, recomiendo que revises bien antes de irte.

No obstante, es importante que tengas en cuenta que el precio varía no solo por la duración que escojas, sino también por la edad. El Interrail tiene un precio más económico para jóvenes menores de 27 años.

Yo, por ejemplo, escogí dos pases: “Global Pass: 10 días de viaje en 21 días” y “One Country Pass: 8 días de viaje en un mes en Suiza”. Mi plan era viajar un mes por Europa y un mes por Suiza. Y aquí es cuando cometí mi primer error en el viaje. Para que no cometas los mismos errores, te recomiendo que sigas leyendo.

 

Consejos para tu viaje de Interrail

(O, lo que es lo mismo: cómo evitar meter la pata)

 

Da preferencia a un Interrail pass global, en lugar de uno de un país.

De nada nos sirve engañarnos; antes de hacer un viaje todo parece muy bonito, lo tienes todo bajo control, cada día está fríamente calculado… hasta que llegan los primeros cambios de planes. Como recomendación principal, te digo que NO te compres un pase de un solo país, aunque creas que será tu único destino (por supuesto, luego eres libre de hacer lo que creas conveniente). De hecho, dependiendo del pase que escojas, a veces no hay mucha diferencia de precio entre uno global y uno de un solo país.

 

Deja espacio para la improvisación

Los viajes de mochileros son imanes para cambios de planes repentinos, ya sea porque alguien te convenció de ir a un sitio que no habías considerado, o porque debido a una razón externa a ti, tengas que ir a otro país. Con un pase global tienes garantizado que tendrás acceso a cualquier lugar de Europa y no estás limitado en una región exclusivamente.

Lo cierto es que por más que planifiques todo, es recomendable que dejes espacio para ser espontáneo. Si te riges demasiado a un plan, luego puede descontrolarse y no sabrás qué hacer. Por ejemplo, si pierdes un barco y tienes que esperar un día más en una ciudad, que implicaría un desbarajuste en tu itinerario, tienes que saber cómo reorganizar el recorrido rápidamente.

 

Crea varias rutas de Interrail

Asimismo, si te permites crear diferentes rutas, puedes evitar pagar una reserva de 90€ por un tren de París a Londres, a cambio de un ferry por un costo una cuarta parte más barato. Del mismo modo, puedes evaluar desde que país te sale más barato volver al punto de origen, de manera que te ahorres algo de dinero en el medio de transporte que elijas.

 

Viajar con un equipaje ligero

Por otro lado, créeme: NO necesitas TANTA ropa. Yo me llevé cuatro vestidos y diferentes zapatos, por si salía de fiesta y más cosas del estilo. Al final del viaje, te das cuenta de que no te hicieron falta esos tres vestidos de más, ni la mayoría de los zapatos.

Cuando subas esas colinas, camines por la montaña o subas la torre Eiffel con la mochila a cuestas, te preguntarás porqué habías empacado tantos “por si acaso”. Al final es mejor empacar ligero para unos pocos días y, si hace falta, vas lavando la ropa. Te dejo unos consejos para empacar en una mochila pequeña, que te pueden servir igual para otros equipajes.

 

mochilera en la torre eiffel

Subiendo las escaleras de la Torre Eiffel con la mochila (por no querer pagar un locker) de 14 kg. Foto: Miriam Perez

 

¿Qué llevar en el Interrail?

Además de lo normal que llevarías en un viaje, échale un vistazo a estos 10 consejos que todo viajero debería saber, hay un par de cosas que aprendí mientras iba viajando de tren en tren, de ciudad en ciudad.

IMPORTANTÍSIMO: lleva zapatos cómodos. Lo que más vas a hacer en este tipo de viajes será caminar y no querrás que tus pies sufran después de las largos trayectos sin parar, de un lado a otro.

En cuanto a la comida, lo más fácil de llevar en la mochila es un tarro de mermelada, nutella o cualquier variante y pan. Es súper práctico porque a penas te sientes, sacas ambas cosas, un cuchillo y ya tienes un tentempié perfecto. Si puede ser un envase de vidrio mejor, de esta manera evitarás que uno de plástico se aplaste y manche todo lo que esté a su alrededor.

En realidad, hay muchas lecciones que se aprenden durante el camino, que luego te sirven para mejorar en el próximo viaje. Si todo lo que te he comentado te sirve para que, al menos, vayas mejor preparado que yo, sentiré que mi trabajo está hecho.

 

viajar en tren con interrail

 

Si aún deseas saber más detalles sobre el Interrail y recomendaciones, te invito a que dejes un comentario aquí abajo con tu pregunta. Más adelante podría publicar una segunda parte 😉

Puedes continuar leyendo el post de transportes para viajar por Europa barato y así comparar cuál te conviene mejor y cómo combinarlo con el Interrail. Asimismo, te dejo algunas de mis recomendaciones de 10 ciudades baratas para viajar en Europa. Estas encajarán en tu viaje de mochilero, ya sea que viajes en tren, en bus o cualquier otro medio de transporte.

 

Comentarios

comments