Ait Ben Haddou, un pueblo de película

El pueblo Ait Ben Haddou es conocido por ser el escenario de películas y series famosas, tales como Juego de Tronos y Gladiador. Pero antes de su paso por Hollywood, sus edificaciones han sido el hogar de los bereberes desde hace cuatro siglos. Esta fue una de las paradas de la excursión al desierto del Marruecos.

 

Ait Ben Haddou
Panorámica de Ait Ben Haddou.

 

Este pueblo fue construido en una colina de forma que quedara más protegido de los ataques externos. Sus casas, de arquitectura bereber, se caracterizan por ser la tradicional pre-sahariana y se denomina ksar. Desafortunadamente, no han podido abastecerse de agua del río que bordea la colina, ya que al ser salado no es adecuado para el consumo humano.

 

Ait Benhaddou
Vista desde el pueblo Ait Ben Haddou, hacia una ciudad vecina y el río.

 

El material que se utiliza para la construcción de las casas es de adobe, el cual es una mezcla de paja y barro con forma de ladrillo. Este tipo de construcciones son perfectas para climas cálidos como el sur de Marruecos. De hecho, lo pudimos comprobar nosotros mismos, ya que aunque en el exterior hacía calor, al entrar en las casas se mantenía una temperatura fresca. Cabe destacar que algunas de sus construcciones son del siglo XVII y han resistido todo este tiempo.

 

Ait Benhaddou
Terraza con vistas… 🙂

 

Recorriendo el pueblito de Ait Ben Haddou.

 

Ait Benhaddou
Casas construidas con adobe.

 

Este pueblito se ha vuelto muy turístico debido a los rodajes de algunas películas y series que se han llevado a cabo en esta zona. Por lo que hoy en día viven unas pocas familias, la cuales se enfocan en vender artesanías a los visitantes.

 

Las películas y series que se han rodado aquí han sido:

  • Juego de Tronos (Temporada 3)
  • Lawrence de Arabia (1962)
  • La Joya del Nilo (1985)
  • Jesús de Nazaret (1977)
  • La última tentación de Cristo (1988)
  • La Momia (1999)
  • Gladiador (2000)
  • Alejandro Magno (2004)

 

Para que no te tome por sorpresa: la entrada a Ait Ben Haddou cuesta 30 dirhams, si mal no recuerdo. Al reservar el tour no nos avisaron que tendríamos que pagar entradas aparte del tour. Aunque no es caro, viene bien saberlo de antemano.

No obstante, investigando después descubrí que hay otras formas de pagar menos o, incluso, entrar gratis. Entrando por la puerta principal se paga la entrada normal, si entras por una de las casas el dueño te cobrará 20 dirhams. Para entrar gratis, una vez cruzas el «puente» bereber tienes que ir por el camino de la derecha.

 

Ait Benhaddou
Básicamente este es el «puente» bereber. Y al fondo la entrada principal de Ait Ben Haddou.

 

El «puente bereber» es en realidad una serie de sacos dispuestos de una orilla a la otra, para poder cruzar el río. Aun se mantiene después de tantos años y es una de las formas de llegar a Ait Ben Haddou. Habrán niños locales que querrán darte la mano para ayudarte a cruzar y luego pedirte propina. Nuestro guía nos condujo un poco más arriba del río para cruzar por donde corría menos agua.

Una vez entramos, el guía nos llevó por todo el pueblo, mientras nos contaba toda la historia y anécdotas del lugar. Personalmente, considero que este es una de las ventajas de viajar con guías turísticos. Por otro lado, la desventaja principal es el tiempo tan limitado que te dan para recorrerlo. Simplemente nos llevaron de aquí para allá, cinco minutos para tomar fotos y salimos del lugar. No sin antes disfrutar de la vista hacia la ciudad.

 

Entrada a Ait Ben Haddou

 

Gruía turístico en Ait Benhaddou
Guía turístico en Ait Ben Haddou.

 

Según el guía, aún quedan unas pocas familias que viven en Ait Ben Haddou. Por lo que vi, la mayoría de ellas se dedican a crear artesanías para venderlas a los visitantes. Algunos de ellos pintan postales con dromedarios y dunas. Lo sorprendente es como usan una mezcla de productos naturales -como el azafrán- y luego lo pasan sobre el fuego hasta que va tomando un color más fuerte y se fija en el papel. Como si de una fotografía instantánea se tratase.

 

Pintura en Ait Benhaddou
Esta es una de las postales que puedes llevarte como recuerdo.

 

También tienen una pequeña exposición con los fotogramas de las películas que han sido grabadas en Ait Ben Haddou. Allí es donde mejor puedes reconocer los lugares de rodaje.

Poco antes de salir del pueblo, me llamó la atención un instrumento que estaba apoyado de la pared. Era un laúd árabe o también conocido como Gembri, un instrumento usado por los bereberes para acompañar sus cantos. Tiene otros nombres como: sintir, sentir, ajouj o hajhouj.

 

Laúd típico bereber.

 

Si tienes la oportunidad de ir por tu cuenta a Ait Benddadou, probablemente podrás pasar más tiempo recorriendo las callejuelas y llegar hasta cada rincón. Sea corto o largo el paseo, es muy interesante e imperdible. Eso sí, es necesario llevar zapatos cómodosevitar las ruinas.

Hay otras ciudades cercanas para visitar como Ouarzazate. En especial si eres amante del cine, ya que tienen un Museo del Cine y los Estudios de Cine más grandes del mundo. De estos hablaré en el próximo post, así que quédate atento 😉

 

Kasbah de Taourirt
Kasbah de Taourirt en Ouarzazate.

 

Comentarios

comments

Arriba