Cada vez hay más personas preocupadas por el medio ambiente y queriendo aportar su granito de arena para disminuir su impacto ambiental. Yo misma he sido más consciente de mis actos desde que viajé a República Dominicana y conocí a tantos que se están esforzando por mejorar la situación del país.

Sea lo que sea que te haya hecho cambiar tus malos hábitos, aprovéchalo y sigue adelante. Al principio es complicado dejar las malas prácticas y comenzar nuevas. No obstante, lo importante es ir paso a paso y no agobiarse por querer hacer todo de un solo golpe. En poco tiempo no querrás volver atrás y te parecerá todo más sencillo.

A continuación te presentaré 19 consejos para viajar de forma sostenible para que empieces a poner en práctica ahora.

 

Qué ver en São Miguel, Azores, Portugal

 

1. Reducir, reutilizar, reciclar

Comenzando por un principio que todos conocemos: reducir, reutilizar y reciclar. Primero, procura reducir la cantidad de desechos que generas. Esto lo puedes conseguir comprando solo lo que necesites y evitar aquello que sepas que no vayas a usar lo suficiente. Algo que se nos escapa a muchos es que la palabra reducir también incluye disminuir el tamaño de los desperdicios, para que ocupen menos espacio en los contenedores.

Todo aquel producto que puedas usar una y otra vez, ayudará en que produzcas menos basura. Pilas recargables, botellas, cubiertos, bolsas o hasta máquina de afeitar reusables, entre otros miles de productos. Cuando sales de casa resulta útil llevarse una botella con agua, para así prescindir de comprar más plástico. Incluso puede venirte bien llevar en tu bolso o mochila un cubierto reutilizable como este. Yo lo compré hace mucho tiempo y me ha salvado en innumerables ocasiones de utilizar plástico de un solo uso.

 

Playa el Valle, Samaná

 

Por último, es importante separar adecuadamente los desechos en sus contenedores respectivos para que se pueda maximizar el reciclaje. Las pilas, por ejemplo, son muy contaminantes y es necesario depositarlas en un contenedor especial para que se hagan cargo de ellas de la forma más correcta.

De todas formas, has de saber que no todos los materiales son 100% reciclables. En muchos lugares no consiguen reciclar todo el plástico que se tira, ni todos los textiles. Además de que las copas de vidrio o bombillas tampoco son muy fáciles de reciclar. Por otro lado, antes que tener simplemente «basura ordenada», es mejor esforzarnos en reducir lo que tiramos.

 

2. No compres plástico

Si ya tienes tu colección de tupperware o tu cepillo de plástico, por ejemplo, no lo tires. No es necesario que ahora lo eches todo a la basura y compres unos nuevos de materiales ecológicos. Mejor es que aproveches toda su vida útil al máximo.

Otra cosa sería, si estás por comprar un artículo nuevo. En ese caso, considera comprar uno que sea eco-friendly. De esta forma, contribuirás a que poco a poco se vendan menos los productos de plástico y las empresas empiecen a cambiar.

Lo que sí debemos evitar a toda costa es comprar plásticos de un solo uso. Como por ejemplo: vasos, platos, frutas empaquetadas en plástico, pajillas, entre otros. Estos son residuos que podríamos ahorrarnos.

Otra práctica fácil es llevar nuestra bolsa de tela para prescindir de utilizar las de plástico. Puedes usar las que son especiales para verduras y así en el supermercado te ahorras usar una bolsa plástica para cada verdura o fruta. Eso sí, no abusemos de comprar montones de bolsas de algodón. A menos que sea algodón reciclado, este textil no es tan ecológico como parece.

 

3. En lugar de viajar en avión, viaja en tren

De todos los transportes que disponemos, el avión, barco, bus, coche y tren, por lo general el tren es el menos contaminante. Esto se debe a que emite menos CO2 y transporta a un mayor número de personas.

Otra alternativa ecológica es compartir coche como con BlablaCar o usar la bici. Por supuesto, el bus sigue siendo una mejor opción que el avión. Por el contrario, los cruceros pueden ser igual de contaminantes que un avión.

 

4. Compensa tu emisión de CO2

Si realmente necesitas viajar en avión, entonces puedes calcular la cantidad exacta de CO2 que produjo tu vuelo. Así sabrás la cantidad de dinero que podrías que invertir para compensar esa huella de carbono que dejaste en una trayectoria en específico.

En caso de que te decidas por este método, lo que suelen aconsejar es que donemos directamente a proyectos ecológicos. Preferiblemente, que sean proyectos que trabajen con energías renovables. A pesar de que tienes la posibilidad de donar para una reforestación, nunca sabes si los árboles que se planten, luego los vuelven a cortar.

Es verdad que algunos dirán que si optamos por compensar estas emisiones con dinero, seguiremos utilizando el avión. Aun así, es mejor que no hacer nada. De todas formas, seguro que a la larga te lo pensarás dos veces antes de hacer un viaje en avión entre lugares cercanos.

Un par de páginas online muy recomendables son Atmosfair y Myclimate.

 

viajar en tren con interrail

 

5. Viaja de forma minimalista

Si sigues prefiriendo volar, es bueno que sepas que mientras más peso cargue el avión, más contaminación producirá. Siguiendo ese orden, lo mejor será que viajemos solo con lo necesario e intentemos llevar un equipaje minimalista. ¡Cualquier cosa ayuda!

En caso de que necesites unos consejos para empacar de forma minimalista, tienes este otro post sobre Cómo empacar en solo una mochila.

 

6. Viaja en temporada baja o media

Viajar en temporada baja o media tiene muchos beneficios. Empezando con que ayudarás a reducir la masificación que hay actualmente en muchas ciudades del mundo durante la temporada alta.

Por ejemplo, viajar a Venecia en verano puede ser una locura. En cambio, hazlo en invierno para que veas que el número de personas en la ciudad ha reducido considerablemente. Por supuesto, otro beneficio es que encontrarás descuentos especiales.

 

7. Hospédate en alojamientos eco-friendly

Antes de escoger el primer alojamiento ecológico que encontremos, debemos asegurarnos de que realmente sea ecológico y no sea solo por apariencias. Es verdad que muchos de los actos que diferencian a los hospedajes sostenibles no podremos saberlos hasta que no estemos dentro.

No obstante, podemos escribirles y preguntarles directamente si utilizan productos ecológicos o si evitan usar productos desechables. En caso de que la respuesta sea evasiva o poco clara, podemos sospechar.

Algunas de las acciones eco-friendly que encuentras en un alojamiento son que no utilizan envoltorios de plástico, no utilizan pajitas y ahorran agua al no lavar todos los días las sábanas o toallas.

 

Finca La Protectora

 

Asimismo, utilizan luces led, tarjetas para activar la electricidad en las habitaciones o luces automáticas. Tienen electrodomésticos de eficiencia energética clase A, reciclan y el menú del restaurante es de productos locales de estación.

Incluso pueden ser manejados por comunidades locales o, por lo menos, ayuden a dichas comunidades. Por último, es probable que recomienden actividades ecológicas a los huéspedes.

Un ejemplo de esto es la Finca La Protectora, que encontrarás en República Dominicana. Las cabañas están hechas con madera del lugar, los trabajadores son residentes de la comunidad y para las comidas utilizan productos locales o que ellos mismos cultivan.

 

Finca La Protectora

 

8. Reutiliza las toallas del hotel

Relacionado con el punto anterior, procura reutilizar la toalla que te den en el hotel, en vez de usar una nueva cada día. De esta forma, ayudarás a que no tengan que lavar montones de toallas todos los días.

 

9. Apoya comercios locales

Esto lo consigues comprando comida en los mercados de agricultores o comiendo en un restaurante tradicional. Cualquier lugareño te dará recomendaciones de un buen lugar. De esta manera, no solo probarás comida local, sino que ayudarás a la comunidad.

También estarás apoyando a los comercios locales si compras artesanía que realmente se ha fabricado allí. Esto lo digo porque se da el caso de que encuentres souvenirs baratos y que hayan sido hechos en China. Quizás cueste más comprar a alguien de la zona, pero estarás contribuyendo al mantenimiento del patrimonio cultural auténtico. Y sobre todo, hace que el trabajo de los locales se vea recompensado.

Del mismo modo, si vas a contratar una empresa de turismo. Lo ideal es que apoyes a las empresas del lugar de destino y no contrates a grandes compañías internacionales.

 

10. Usa protector solar que no afecte al mar y los arrecifes

Quizás desconozcas que hay cremas solares que están ocasionando el blanqueamiento de los corales y afectan a otras vidas marinas. Es por eso que al comprar un protector solar debemos revisar que no tenga oxibenzona y octinoxato.

Probablemente, si no vas a entrar al agua y quieres usarlo en tu día a día, no hará ningún daño al mar. No podemos olvidar que el uso de protector solar es importante para evitar un cáncer de piel.

 

Playa la peñita

 

Una alternativa al protector solar son las camisetas de poliéster o también conocido como Rashguard, con protección UV. De esta forma, te evitas de usar el protector dentro del mar. Esta sería la de hombres y esta la de mujer.

Ya que mencionamos este tema, te comento que existen bañadores ecológicos. Algunos de ellos con manga larga, por lo que te protegen del sol. Por ejemplo, esta marca de trajes de baño sostenibles para mujer, Wood Like Ocean, la cual reutiliza las redes de pescar y dona parte del dinero a causas ecológicas. Otras marcas ecológicas son BaiiaMonday Swimwear.

 

Playa el Derrumbao

 

11. No toques los corales

Si en tus vacaciones vas hacer snorkel o buceo y te encuentras con corales, no los toques. Son seres vivos y pueden verse afectados con que tan solo nos sujetemos a ellos o por algún golpe que les demos al pasar a su lado.

Las estrellas de mar son otros animales cuya población se ha reducido en muchos lugares. Básicamente, debido a las personas que las usan para hacerse una foto con ellas. Al sacarlas del agua, aunque sea por unos segundos, pueden morir. Tampoco debajo del agua es recomendable tocarlas porque igual pueden morir de estrés. Así que la mejor práctica que puedes hacer cuando te encuentres con animales salvajes, es no tocarlos y dejarlos tranquilos.

 

Buceo en República Dominicana

Trasplantando corales para que aumente su población en República Dominicana.

 

12. No participes en el abuso animal

A estas alturas seguro que sabrás que los elefantes que son montados han sido maltratados. Algunos camellos y dromedarios también son tratados miserablemente para que los turistas puedan montarlos (hablo de esto en el post ¿Recomendaría hacer un paseo con dromedarios?). Del mismo modo, lechuzas o búhos que son expuestos a la luz del día para que los turistas se hagan fotos con ellas, acaban ciegos.

La lista de animales usados para el turismo sin ninguna consideración sigue y sigue. Tigres drogados, delfines y ballenas en pequeñas peceras, monos usados para el entretenimiento, etc. etc. Por favor, no apoyes estas malas prácticas para que estos negocios acaben.

 

13. No compres productos realizados con animales

En los viajes vemos todo tipo de «souvenir» hecho con animales que deberían prohibirse. Por ejemplo: caparazones de tortugas, estrellas de mar, conchas, objetos hechos con marfil, colas de jirafas, sombreros de piel de lobo, entre otros. Al comprar estos productos estás contribuyendo a la caza furtiva o a que estos animales se extingan.

 

14. No dejes más que tus huellas

Como dice la frase: «Cuando viajes no dejes más que tus huellas, no tomes más que fotos y no te lleves más que recuerdos». Si hacemos un picnic, recojamos lo que llevemos. Si vemos una concha o una flor bonita, mejor dejarla donde está.

 

Cayo Levantado, Samaná

Panorámica de Cayo Levantado.

 

15. Sé consciente del consumo de agua y energía

Especialmente si te encuentras en un lugar donde el agua o la energía es un bien escaso. Quizás estás en un país donde pasan por una sequía, por lo que lo más lógico es ser considerados y no malgastar agua al ducharnos.

 

16. Conoce y respeta la cultura local

Allá donde vayas, conoce a los locales y aprende de sus costumbres. Al fin y al cabo, estas nuevas culturas nos harán abrir los ojos a otras realidades. Asimismo, la comprensión nos llevará al respeto. Lo cual es fundamental si queremos a viajar de forma sostenible.

 

17. Apoya el turismo sostenible

Si queremos que poco a poco más empresas se sumen a este movimiento, tendremos que apoyar a las que ya existen. A veces pueden ser un poco más caras, pero tenemos que tener en cuenta todo lo que hay detrás. Además de que si queremos calidad, requerirá materiales que estén a la altura y una mano de obra correctamente pagada.

 

27 Charcos de Damajagua

 

Consejo opcional

Todavía no me siento cómoda recomendando a los demás que sigan una dieta vegetariana o vegana. Es algo que uno debe sentir y escoger por sí mismo cuando sea el momento adecuado. No obstante, no se puede ocultar que una dieta sin carnes y bien balanceada tiene muchos beneficios. Por un lado es saludable, mientras que por otro lado ayuda al medio ambiente y combate la crueldad con la que tratan a los animales.

 

Playa la peñita

 

Como decía al principio, todas estas acciones son muy sencillas. Aun así, no te agobies si no puedes seguirlas todas a la primera. Poco a poco nos vamos acostumbrando y adaptando a los nuevos hábitos. Lo importante es aportar un grano de arena todos los días y poco a poco ser mejores con el Planeta.

 

Salinas de Baní, República Dominicana

Comentarios

comments