Hoy en día somos muchos los que nos preocupamos por el cuidado del medio ambiente y apoyamos empresas que sigan estos ideales. Sin embargo, de vez en cuando se descubren algunas compañías que se han disfrazado de ambientalistas y realmente no cumplen con los criterios necesarios para tal categoría. Esto se llama Greenwashing o Ecoblanqueamiento.

En este post vengo a hablarte sobre qué es el Greenwashing, con algunos ejemplos de marcas que lo han hecho y también consejos para que no caigas en estos engaños.

Como en este blog hablamos de viajes sostenibles y actividades con animales marinos, mi objetivo de hoy no es solo que puedas distinguir una empresa que se preocupa por el medio ambiente y cumpla lo que promete, sino que también preservemos el bienestar de los animales.

 

¿Qué es Greenwashing?

Para que podamos entenderlo mejor, aclaremos primero el significado de Greenwashing o Ecoblanqueamiento. Según Wikipedia:

“Se realiza marketing verde de manera engañosa para promover la percepción de que los productos, objetivos o políticas de una organización son respetuosos con el medio ambiente con el fin de aumentar sus beneficios. […] desde cambiar el nombre o la etiqueta de un producto para evocar el medio natural sin que haya variado su impacto ambiental o sobre la salud, hasta campañas publicitarias multimillonarias que retraten a empresas altamente contaminantes como respetuosas con la naturaleza.” – Wikipedia.

 

¿Cómo funcionan las estrategias de greenwashing?

Lo primero que muchos hacen para dar una imagen ambientalista es transmitir un mensaje de forma que el consumidor asocie a la marca con un movimiento sostenible. Sobre todo utilizando el color verde, como si hiciera del producto algo más natural y ecológico.

A raíz de esto, la Comisión Europea implementó un reglamento en 2004 en el que especificaba que los términos eco, ecológico, biológico u orgánico y similares, solo se pueden utilizar para productos de la agricultura ecológica.

 

¿Es lo mismo hacer marketing verde que greenwashing?

No, no es lo mismo. Por un lago el marketing verde se rige por los factores e intereses ambientales al promocionar productos y servicios. Como cuando recalcan en su publicidad que «sostenible es comprar una falda que te dure 10 años», porque el material de la falda es duradero y no tienes que comprar una cada año.

Otra cosa diferente es cuando te dicen que cierto producto o servicio es ecológico y no hace ningún daño al medio ambiente o a los animales y, en realidad, no es cierto. Veamos algunos ejemplos.

 

Ejemplos de Greenwashing

 

SeaWorld

El documental Black Fish (2013) de Gabriela Cowperthwaite reveló otro lado de SeaWorld. Este es probablemente uno de los parques con espectaculos de animáles acuáticos más conocido del mundo y más visitado. No obstante, les importa más los beneficios económicos que los animales.

Dejando de lado lo obvio de que las pequeñas piscinas no son lugares adecuados para los delfines y orcas, SeaWorld realmente no está haciendo nada por el medio ambiente.

Con la intención de limpiar su imagen crearon una campaña «Cup that Cares». Estos eran vasos rellenables en colaboración con Coca-Cola, que contienen un chip que informa al usuario cada vez que rellena su bebida de cuánto CO2 ha ahorrado gracias a no usar un vaso nuevo.

A pesar de que parece una gran idea, no se sabe cuál es la fórmula que aplica para calcular dicho ahorro y tampoco es coherente que uno de los vasos tenga forma de pingüino con partes intercambiables de plástico que se compran aparte. ¿Para qué crear más plástico? ¿realmente estás compensando la cantidad de CO2 producida?

 

SeaWorld Orlando

 

Bioplásticos

El bioplástico revolucionó el mercado en 2009 porque están hechos de plantas y muchas empresas los han empesado a utilizar. Entre ellas, Coca-cola.

No obstante, el nombre de bioplástico y PlantBottle generan cierta confusión, ya que podría dar a entender que es una botella compostable cuando no es así. Un punto a favor es que al menos sí es reciclable.

El hecho es que estos productos, así como otros que claman ser biodegradables, siguen sin ser tan sostenibles como los quieren vender. Es verdad que sí consiguen descomponerse en dos o tres años en lugar de 50, pero continúa sin ser lo ideal. La buena noticia es que hay científicos que trabajan en mejorar el bioplástico.

 

Nestlé

En 2019 demandaron a Nestlés por dar a entender que los granos de cacao que utilizan son de origen sostenible. La realidad es que han causado enormes deforestaciones en África Occidental.

Sin olvidar que en la demanda también se les acusa de llevar a cabo el proceso del cacao en granjas que utilizan trabajo infantil y esclavos.

 

¿Cómo saber si una empresa hace Greenwashing?

Muy bien, ahora que entendemos en qué consiste el greenwashing y sabemos de algunos ejemplos sobre cómo se ha aplicado es el momento de aprender a evitarlos.

A continuación te cuento algunos consejos que he ido aprendiendo a lo largo de los años. Que no te intimide la gran cantidad de información, se va interiorizando poco a poco hasta que sacas tus conclusiones de forma automática.

 

  • Expone sus ideales y filosofía ecológica en su página web

Si la empresa tiene página web y le ha dedicado una sección a hablar sobre qué es lo que hacen para cuidar el medio ambiente o ayudar a la comunidad, demuestra que sí les importa o que se toman el tiempo a exponer sus creencias y poner su granito de arena.

Un ejemplo sería Futurismo que habla sobre cómo ayudan a la comunidad y también a los animales.

 

  • La empresa especifíca de qué materiales están hechos sus productos

¿La empresa consigue demostrar que son productos naturales? ¿Son productos reciclados o reciclabes? ¿Son productos orgánicos y libres de tóxicos? ¿Está libre de crueldad animal en todo el proceso de creación del producto?

Si la empresa no ofrece información suficiente o es muy imprecisa, da pie a sospechas. Una marca que se preocupe por el Planeta se tomará el tiempo de hablar sobre lo que hace al respecto de la energía, las emisiones de gases de efecto invernadero, las condiciones de los trabajadores, la calidad del agua y del aire, etc. Algunas incluso muestran vídeos del proceso de producción.

 

 

  • Le dan un trabajo justo y digno a los trabajadores

Las empresas que de verdad son éticas se asegurarán de que sus trabajadores estén en buenas condiciones, bien pagados, no hayan abusos, esclavitud o trabajo infantil.

Algunas empresas van más allás y, de vez en cuando, hacen visitas sorpresas a las fábricas para ver que todo esté bien. Un ejemplo de esto es la marca de trajes de baño Wood Like Ocean que además de hacerlos reciclando redes de pescar, también se preocupan por sus trabajadores. A diferencia de otras marcas que ni siquiera saben dónde están o en qué condiciones se encuentran.

 

  • Son abiertos al responder preguntas sobre su forma de trabajo

Si todavía tienes dudas sobre la sostenibilidad del producto o servicio, escríbeles un correo acerca de ello. Hay empresas que te responderán abiertamente sobre el tema y te dirán lo que están haciendo o sus planes para el futuro. De lo contrario, podría ser sospechoso.

A continuación, te muestro una respuesta que recibí por email de la marca de trajes de baño Bright Swimwear. Que por cierto, puedes conseguir un 15% de descuento utilizando el código LAMOCHILAALHOMBRO15

 

Que es greenwashing

 

  • Revisa los comentarios de otros consumidores

Google y Youtube son una gran fuente de información. Del mismo modo, en los foros se comparten experiencias y opiniones que te pueden ayudar a hacerte una idea del tipo de producto o servicio que es o si son lo que dicen ser.

Por ejemplo, la youtuber Ro en la red habló en un vídeo como una compañía decía ser ecológica y que no utilizaba plástico, cuando en realidad era todo lo contrario.

 

 

  • Revisa que el producto o servicio tenga certificados de terceros

Hay muchos certificados que dan una garantía de que el producto realmente cumple con los parámetros. Cada certificado aprueba algo diferente y algunos de los que puedes fiarte al 100% son la Etiqueta Ecológica Europea, ECO-BIO, B-Corp, WFTO, Leaping Bunny, Soil Association, GOTS, entre otras.

 

  • La marca se preocupa en que los productos sean duraderos

Lo ideal es que solo tengas que comprar el producto una sola vez o que al menos dure mucho tiempo. Por el contrario, entramos en el mismo ciclo vicioso de compras masivas y, por ende, exceso de residuos.

Una alternativa es que la empresa ofrezca reemplazo de piezas por separado para que no tengas que comprar todo el producto completo cuando se dañe. Tal vez incluso ofrezca reparaciones, de forma que puedas conservar el que ya tienes.

 

  • La marca es transparente y reconoce que no es perfecta

Por supuesto, nadie es perfecto. Lo importante es ser transparente y reconocer en lo que tenemos que mejorar. Este es el caso de la conocida marca de pantalones vaqueros Levi’s.

Este tipo de telas necesita de gran cantidad de agua para la producción del algodón y pesticidas. Por eso, los único vaqueros que pueden ser ecológicos son los reciclados o hechos con algodón orgánico. Levi’s lo sabe y lo admite, además de que afirma estar trabajando para mejorarlo.

 

 

  • El embalaje de sus productos está hecho de materiales reciclados

En los pequeños detalles está la diferencia. ¿La empresa envuelve sus productos en materiales reciclados o reciclables? La marca de trajes de baño Bright Swimwear que mencionaba antes utilizan los sobrantes de tela para hacer bolsos donde guardar el traje de baño.

También tienes de ejemplo a Mind the trash, una tienda online portuguesa de cero residuos que entregan sus productos en cajas de cartón y envueltos en papel periódico.

 

que es greenwashing

 

  • Ten cuidado con la publicidad engañosa

No confíes en seguida cuando la presentación de un producto o marca es de color verde. Lo mismo aplica si utilizan palabras que pueden generar engaño como 100% origen vegetal, verde o producción tradicional, orgánico, natural…

Fíjate mejor en lo que indican las etiquetas y si no la tienen, es una razón para desconfiar. Como no hay regulaciones sobre las imágenes que una empresa pone en su packaging, ni de la utilización de palabras como «natural» que no significan nada, puede resultar falso.

 

  • Aunque un producto sea ecológico, no significa que el resto de productos de la marca lo sean

Algunas marcas tienen diferentes líneas y puede que una la promuevan como ecológica, para tener una mejor imagen global. Sin embargo, el resto de las líneas continúan igual de contaminantes que siempre.

Un ejemplo de esto es la marca de ropa H&M, quienes sacaron una línea de ropa que dice ser más ecológica porque utiliza algodón orgánico. Mientras que el resto de líneas no han cambiado nada. Por otro lado, hay que tener en cuenta que porque sea algodón orgánico no significa que no lleve otros textiles que no sean reciclables o reciclados.

 

  • Consulta a los expertos en el área

Aunque eso signifique preguntarle a un amigo que sepa sobre medio ambiente y sostenibilidad. Ellos siempre tendrán algo que decirte que podrá guiarte en tu elección al comprar el producto o servicio.

 

¿Cómo saber si una actividad con animales marinos es sostenible y responsable?

Aparte de lo que ya mencioné en el post de ¿Se puede nadar con tiburones, ballenas y delfines sin hacerles daño?, al escoger este tipo de actividades me guio de varios de los puntos anteriores.

Para empezar, reviso si en su web tienen información sobre la normativa al interactuar con ellos o si están haciendo algo para protegerlos. Seguidamente, consulto con expertos en el área o biólogos que me puedan hablar sobre el comportamiento y necesidades de los animales o si se están viendo afectados

También he buscado comentarios de personas que han hecho esa actividad anteriormente. Asimismo, hay una gran cantidad de datos que puedes sacar de los vídeos en Youtube que suben los clientes que han compartido su experiencia. Así puedes hacerte una idea de cómo es la actividad y si realmente respetan a los animales o los acosan.

Si te interesa este tema, te gustará también mi guía gratuita sobre las 5 claves para preparar tu viaje sostenible y nadar con animales marinos.

 

nadar con delfines

 

Conclusiones

Aunque la cosa pinte mal, no todos los que claman ser sostenibles y ecológicos están haciendo greenwashing. Por lo que es importante que tengas presente todos estos consejos para que vayas detectando los que dicen la verdad, de los que no.

Por último, me gustaría mencionar que si una empresa cumple con todos estos requisitos, es normal que el producto o servicio sea de un precio más elevado. Estás pagando por todo lo que hay detrás, la calidad, durabilidad, sostenibilidad, ético y justo. Tienes que tener en mente que cada parte del proceso en la que se busca hacer lo correcto, tiene su coste. Recuerda que lo barato sale caro y que el greenwashing solo lo combatimos apoyando a los que sí lo hacen bien.

¿Estás de acuerdo? Déjalo en los comentarios, me gustaría saber tu opinión.

 

Qué ver en São Miguel, Azores, Portugal

Comentarios

comments