Italia
Qué ver en Roma, Italia

Qué ver en Roma en 4 días

Roma es uno de los destinos soñados de muchas personas, tal vez conociste la ciudad a través de películas míticas como Vacaciones en Roma, La Dolce Vita o algunas más recientes como Ángeles y Demonios Come, Reza, Ama. O tal vez te interesan los monumentos de Roma. ¿Sabías que esta es la ciudad con mayor cantidad de bienes históricos y arquitectónicos del mundo?

Sea por una u otra razón, Roma es un excelente destino tanto para ampliar tu conocimiento histórico, como para admirar la bella arquitectura y degustar la auténtica comida italiana.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Es curioso que a pesar de que Roma es la cuarta ciudad más poblada de la Unión Europea, cuenta con una red de metro más simple que otras como Londres, Berlín o Madrid. Esto sucede porque cada vez que excavan para ampliar el metro, encuentran otros más arqueológicos.

De hecho, en Roma se puede ver como con el paso de los años se fue construyendo encima de edificaciones pasadas. Lo que ha generado una superposición de capas de tres milenios.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

En Roma hay muchísimos puntos de interés para visitar. Si eres amante de la arquitectura, la pintura y el arte en general, necesitarías al menos un año para conocer las 900 iglesias y el resto de bienes históricos que existen en esta ciudad. Es por eso que un día o dos no serían suficiente para verlo todo.

No obstante, puedes ver lo esencial para hacerte una idea de lo magnífica que es Roma. Tienes la opción de recorrer la ciudad en bus turístico o, como a mi me gusta, con un Free Walking Tour. Escojas uno u otro, te recomiendo que adquieras la Omnia Card si pretendes entrar en los museos y monumentos, así como moverte por la ciudad en poco tiempo.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

La Omnia Card unifica la Roma Pass y la Travel Card, ya que no solo obtienes dos entradas gratuitas a lugares como el Coliseo y el Castillo Sant’Angelo, sino que también te incluye el transporte en toda la región (autobús turístico también) y entrada preferencial a la basílica de San Pedro en el Vaticano, ¡sin hacer cola!

El itinerario que te presento a continuación, lo puedes adaptar al tiempo que vayas a disponer en Roma. Son tres días recorriendo los lugares más emblemáticos de la capital italiana y el último es un día en el Vaticano, además de otros lugares cercanos.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Qué ver en Roma

 

 

Día 1

Plaza de España

La Plaza de España adquiere su nombre gracias al Palacio de España que se encuentra en la plaza. En este palacio está la embajada española desde 1647. Se dice que es la embajada más antigua existente.

Dos de las características por las que destaca la plaza de España es por la fuente de la Barcaza y la escalinata. Por un lado, la fuente de la Barcaza o fontana della Barcaccia, es una escultura que se asemeja a un barco naufragado. La escultura de la fuente fue esculpida en 1627, junto con otros símbolos de la familia papal, los Barberini, entre otros elementos decorativos.

Por otro lado, la imponente escalinata de 135 peldaños, se inauguró en 1725 para conectar la embajada española con la iglesia Trinità dei Monti. A un lado de la misma, está la antigua casa del poeta inglés John Keats, uno de los principales en la época del Romanticismo.

 

Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es una de las fuentes de estilo barroco más grandes de Roma. Fue erigida en 1453, al final del acueducto para anunciar la llegada del agua, tal y como acostumbraban hacer los romanos.

Sin embargo, no siempre fue tan impresionante como la vemos hoy. De hecho, en 1762 rediseñaron la fuente para darle un toque más dramático y original. Se realizaron concursos y varios bocetos. Al final, aunque tiene algunos detalles del célebre escultor Gian Lorenzo Bernini, las estatuas fueron creadas por el escultor Filippo della Valle.

Entre las esculturas está un tritón que conduce dos hipocampos. Uno está calmo y el otro alterado, ambos representando el mar agitado y el mar pacífico.

A lo largo de los años se han hecho varias restauraciones para reparar las fisuras y otros daños ocasionados por el tiempo. La última que se hizo inició en el verano de 2014, justo el verano en que fui yo a Roma. A pesar de que estaba en plena restauración, era posible pasar muy cerca atravesando una pasarela.

Hoy en día puedes visitarla, aunque si quieres una foto sin una gran multitud en ella, te recomiendo que vayas muy temprano en la mañana. Y si viajas en temporada baja a Roma, mejor aún.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Templo de Adriano

El templo Adriano fue construido en el año 145 en honor al emperador romano Adriano, quién mandó a construir numerosos edificios en Atenas en el tiempo que vivió en Grecia.

Actualmente, solo quedan en pie once columnas originales, las cuales se unieron a una edificación del siglo XVII. En su interior instalaron un museo de Adriano y una galería de arte.

 

Panteón de Roma

El panteón de Roma o panteón de Agripa es otro templo romano mandado a construir por orden del emperador Adriano, en el año 126. Casi dos mil años después y aún sigue siendo la cúpula de hormigón sin armar más grande del mundo.

Justo debajo de la cúpula hay una rotonda, desde donde se puede ver hacia el cielo por la abertura central de la cúpula. Este templo circular  es uno de los edificios mejor conservados de la Antigua Roma. Lo bueno es que puedes entrar gratis.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Plaza Navona

La plaza Navona es una de las principales de Roma por sus fuentes, esculturas y edificios de gran valor. En la Antigua Roma aquí se llevaban a cabo competiciones deportivas y combates de gladiadores. Hoy en día es una plaza con mucha vida e importancia cultural.

A simple vista vemos como la plaza aún conserva su forma alargada, de su tiempo como estadio Dominicano de la Antigua Roma. Las edificaciones que hoy se levantan alrededor de la plaza, anteriormente era donde estaban las gradas.

A los extremos de la plaza Navona vemos la fuente de Neptuno y la fuente del Moro. En el centro destaca la fuente de los Cuatro Ríos. Tanto la fuente de Neptuno como la fuente del Moro, fueron realizadas por el arquitecto y escultor Giacomo della Porta, en 1574 y 1576 respectivamente. La misma persona que diseñó muchos de los edificios de Roma, incluyendo la basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Mientras que la fuente de los Cuatro Ríos se levantó en 1651 gracias al famoso escultor, pintor y arquitecto Gian Lorenzo Bernini. Las estatuas de la fuente son alegorías de los cuatro ríos principales del mundo: el Nilo, Ganges, el Danubio y el río de la Plata. Además, alrededor de la fuente acompañan una serie de animales como un león, un cocodrilo, un caballo y un delfín. Así como vegetación, por ejemplo una palmera.

A los lados de la plaza hay edificios importantes como la iglesia Santa Inés en Agonía, la embajada de Brasil en el Palazzo Pamphili, la iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, el palacio Torres Massimo Lancellotti, entre otros.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Campo de’ Fiori

A pocos metros hacia el sur de la plaza Navona, vemos la plaza Campo de’ Fiori. Lleva su nombre debido a que hasta el siglo XV lo que había aquí era un prado con flores.

Tras la pavimentación del área, surgieron varias edificaciones importantes a su alrededor. Uno de ellos fue la vivienda de la familia Orsini, una de las familias nobles más importantes de Italia en la Edad Media y Renacimiento.

La plaza fue lugar de ejecuciones como la del filósofo Giordano Bruno, a quien más adelante se levantaría una estatua en esta plaza como recuerdo. Alrededor de la estatua se monta un mercado al aire libre, el cual fue retratado en la película Campo de’ Fiori (1942).

 

 

Galería Spada

El palacio Galleria Spada acoge una colección de pinturas de los siglos XVI y XVII de artistas italianos e internacionales. El palacio es conocido por su fachada y la falsa perspectiva creada por el arquitecto Borromini.

La entrada normal para los adultos tiene un precio de 5€. Para los jóvenes de la UE entre 18 y 25 años cuesta 2€. Mientras que para los residentes de la UE menores de 18 y mayores de 65 la entrada es gratis.

 

Iglesia del Santo Nombre de Jesús

La fachada de la iglesia del Gesù es la primera verdaderamente barroca, siendo modelo de otras iglesias jesuitas a nivel mundial. Por otro lado, la cúpula y los pilares del crucero representan el Alto Renacimiento.

En la iglesia también encontramos revestimientos de mármol policromado, así como las bóvedas de cañón pintadas con frescos. Por ejemplo, un fresco precioso es el Triunfo del nombre de Jesús, ubicado sobre en el techo de la iglesia. La iglesia del Gesù está toda llena de arte mires donde mires, por lo que vale la pena una visita.

 

 

Día 2

Foro Trajano

El Foro Trajano es uno de los que forma el complejo de foros imperiales en Roma. Este concretamente fue construido entre el año 107 y 112, convirtiéndose en el foro más grande de la capital italiana.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

El Foro Trajano cuenta con el templo de Trajano, la columna Trajana, la basílica Ulpia y la plaza porticada. Esta plaza fue el eje desde donde se empezó a construir y, a ambos lados de ella, había mercados. Aunque solo sobrevivió una zona de los mercados y de la columna Trajana.

Lo bueno es que es posible verlo desde la calle, por lo que no tienes que pagar. Del mismo modo, cabe destacar que se encuentra a un nivel inferior de la calle debido a que con el paso de los años se fue construyendo sobre las antiguas edificaciones y es por eso que está como en capas. Esto es algo que se irá repitiendo en toda la ciudad e incluso pasa en otras ciudades como Tesalónica o Atenas.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Monumento a Víctor Manuel II

El monumento nacional a Víctor Manuel II o Altar de la Patria, es un gigantesco monumento en honor al primer rey de la Italia unificada, Víctor Manuel II.

Su construcción finalizó definitivamente en 1927 y se colocó dominando la plaza de Venecia. Está hecho de mármol blanco, el cual le da un aspecto majestuoso. Además, ostenta varias fuentes y esculturas del rey Víctor Manuel, así como un par de estatuas a la diosa Victoria.

El monumento es tan grande, que dentro tiene un museo de la unificación de Italia. Después de la I Guerra Mundial, colocaron una tumba al soldado desconocido, acompañada de una llama eterna.

Muchos italianos no quedaron contentos con el monumento, ya que fue necesario destruir una de las colinas históricas de Roma, junto con un barrio medieval. Especialmente se quejan de que es demasiado pomposo y con un brillo molesto en los días soleados.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Roma dal Cielo

Roma dal Cielo es como han nombrado la Terrazza delle Quadrighe, que se encuentra en la cima del monumento a Víctor Manuel II. Este mirador se abrió al público como una iniciativa del presidente Carlo Azeglio Ciampi (1999 y 2006) para aumentar la estima hacia este monumento.

Para acceder a este mirador es necesario pagar la entrada, la cual tiene un precio de 10€ o 5€ la entrada reducida. La vista de 360ª que tienes de Roma desde aquí es preciosa y lo es aún más durante el atardecer.

 

Plaza del Campidoglio

La plaza del Campidoglio está ubicada en la cima de la colina capitolina. Tiene una forma trapezoidal con esculturas clásicas, un pavimento con patrón geométrico y está rodeada de edificios imponentes como el palacio Senatorio, el palacio de los Conservadores y el palacio Nuevo.

No obstante, esta plaza antes del siglo XII había caído en el olvido tras la desaparición de la Antigua Roma. Por suerte, se decidió instalar el ayuntamiento en el edificio del Tabularium y gracias al arquitecto, pintor y escultor Miguel Ángel, la plaza Campidoglio volvió a la vida mejor que nunca.

 

Museos Capitolinos

La sede histórica de los Capitolinos está constituida por el palacio de los Conservadores y el palacio Nuevo, que están en la plaza del Campidoglio. Es el principal museo cívico municipal de Roma y el museo público más antiguo del mundo, ya que se inició en 1471.

Tiene su nombre en plural, ya que une la pinacoteca, la protomoteca, la colección Castellani y el Medagliere capitolino. Algunas de las pinturas más destacadas de la pinacoteca son de Caravaggio. Dos ejemplos son San Juan Bautista y La Buenaventura (con una versión parecida en el Louvre de París)

Gran parte de las obras de arte que guarda en su interior provienen de donaciones de antiguos papas, como Paulo III, Pío V y el papa Sixto IV. Otros de los objetos allí expuestos fueron encontrados en las excavaciones realizadas tras la unificación de Italia.

La entrada normal cuesta 15€, 13€ para jóvenes de la UE entre 18 y 25 años o gratis para menores de 18 años. Lo bueno es que el primer domingo de cada mes, la entrada es gratuita para todo el mundo.

 

Tabulario

El palacio Senatorio en el lado oeste de la plaza Campidoglio, forma parte del antiguo Tabulario. La callejuela en el lado sur de la plaza desciende la colina, bordeando el Tabulario. Este es probablemente el monumento más importante de Roma.

El nombre se debe a los documentos que se guardaban aquí, las tabulae publicae. Es decir, unas tablillas de cera sobre las que se escribía en la época romana. Entre dichos documentos estaban las leyes, decretos y tratados promulgados por los magistrados.

Está compuesto por varios niveles, comenzando con los cimientos con varias puertas y pequeñas ventanas que iluminaban el corredor interno. En el primer piso aún se conservan tres de las once arcadas en cimbra que habían.

Algunos arqueólogos tienen la hipótesis de que el último piso debió ser la parte principal del edificio, con una fachada monumental. Mientras que otros arqueólogos hacen conjeturas sobre que en realidad había una terraza con tres templos.

Las ruinas de la Antigua Roma tienen una historia fascinante y qué mejor que descubrirla toda de la mano de un experto que te lleve de una a otra señalándote los puntos más importantes de su historia. Puedes hacer un tour de 3 horas para grupos reducidos en español.

 

Foro Romano

Continuando con las ruinas romanas, tenemos el Foro romano. Miles de años atrás, esta era la zona central donde se reunían los habitantes. Estaba rodeado de comercios, negocios, la prostitución, la religión y la administración de justicia.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Entre los restos que aún permanecen en el Foro romano, podemos encontrar una gran cantidad de templos, basílicas, arcos, una tribuna y hasta la Curia Julia (sede del Senado). El lugar es inmenso y te sientes diminuto paseando entre las ruinas. No solo porque algunas de ellas son de 15 metros de alto como el arco de Tito, sino por la cantidad de años que tienen estos monumentos.

Aunque una pequeña parte del Foro romano es visibles desde la calle, la mejor forma de apreciar cada rincón es entrando al recinto. El precio de la entrada es de 12€ e incluye el Coliseo y el Palatino, además del Foro.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Colina de Palatino

El Palatino o monte Palatino, es la colina más céntrica y de menor elevación de Roma. Se encuentra a un lado del Foro romano y al otro lado del Circo Máximo.

El Palatino es el lugar donde Rómulo fundó Roma, siendo una de las partes más antiguas de la ciudad. Rómulo hizo de este lugar la residencia de los emperadores, construyendo su palacio aquí. De hecho, el término palacio, palace, palais y palazzo proviene del latín palatium, el cual, a su vez, nace del nombre de esta colina.

 

Arco de Constantino

Este arco de triunfo se levantó como conmemoración por la victoria de Constantino I el Grande en la batalla del Puente Milvio, en el año 312. Tiene una altura de 21 metros y 25 metros de ancho. Aunque su base está hecha de mármol, la parte superior es de ladrillo con remates de mármol.

Este es el arco triunfal más moderno de la Roma Antigua. De hecho, es de estilo imperial romano, con detalles de transición hacia el estilo medieval.

 

Coliseo de Roma

El Coliseo era un anfiteatro del Imperio romano, que estaba situado justo en el centro de la urbe de Roma. Se construyó entre el año 70 y 72 d. C. como un gran monumento triunfal por la victoria en la primera guerra judeo-romana.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Después de que dejasen de organizar luchas de gladiadores y de animales salvajes, en el siglo XIII pasó a ser una fortaleza. Posteriormente, quedó en el olvido e incluso algunas de sus piedras fueron utilizadas para construir otros edificios más modernos. Por fin, en el siglo XIX se excavó la estructura bajo la arena y recobró su grandeza.

La entrada, como mencionaba antes, es la misma que compras para acceder al Foro romano y al Palatino. Tiene una validez de dos días, por lo que puedes tomarlo con calma. Eso sí, la venta de entradas cierra una hora antes que el museo. También puedes reservar un tour de 3 horas por el Coliseo, el Foro romano y el Palatino con guía en español y sin tener que hacer la cola (que puede durar 2 horas).

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Basílica de San Pietro in Vincoli

Esta basílica es conocida porque en su interior guarda la escultura del Moisés de Miguel Ángel y el mausoleo del papa Julio II. Aunque la basílica fue construida en el siglo V, se le hicieron varias restauraciones. El pórtico fue incorporado en 1475, mientras que el claustro se agregó entre 1493 y 1503.

La escultura de Moisés es una gran obra maestra, que en un principio sería solo parte del monumento funerario del papa Julio II. No obstante, se volvió el centro de la tumba.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Día 3

Catacumbas de Calixto

A 20 minutos del centro de Roma, se encuentran las catacumbas de San Calixto, un cementerio subterráneo. En la superficie se aprecian solo un par de basílicas. Mientras que bajo tierra es un complejo de 15 hectáreas con galerías de 20 km de varios pisos que llegan a los 20 metros de profundidad. En estas catacumbas yacen los restos de mártires, pontífices y fieles cristianos.

La entrada cuesta 8€ y puedes llegar tomando el autobús 118 desde el centro de Roma. Tienes la opción de ir por tu cuenta o puedes reservar un tour a las catacumbas que, además, pasa por otros lugares de la Via Appia Antica, la calle más famosa de la Antigua Roma.

 

Termas de Caracalla

Las termas de Caracalla son unos baños públicos que datan del año 217 d. C. A pesar de que ahora solo quedan las ruinas, aún se pueden ver fragmentos de mosaicos que decoraban el suelo.

En la época de la Roma Imperial los romanos venían a ejercitarse y a bañarse en las termas. De hecho, existen pinturas que demuestran lo lujosas que lucían. Estas pinturas y otras obras de arte que decoraban los baños, ahora se conservan en el Museo Arqueológico de Nápoles.

Las termas de Caracalla dio lugar a competencias de los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 y el concierto de clausura de la Copa Mundial de Fútbol en 1990. Asimismo, son usadas en el verano por la Ópera del Teatro dell’Opera di Roma.

El precio de la entrada es de 12€ o 17€, si quieres acompañarla con una audioguía. Si compras la entrada a través de Get Your Guide, ¡te cuesta 11€ y te evitas hacer la cola!

 

 

Circo Máximo

El Circo Máximo es el lugar donde llevaban a cabo las carreras de carros en la Antigua Roma. Llegó a ser el más grande de la época romana, con gradas que albergaban hasta 300 mil espectadores. En la pista cabían hasta 12 carros y estaba decorada con estatuas de dioses y un obelisco egipcio.

Aunque se conserva muy poco de lo que un día fue, es posible imaginarse cómo era en la antigüedad. Por suerte, es un espacio público, por lo que puedes acceder sin pagar. Actualmente, se ha utilizado para conciertos y celebraciones de fútbol. La cantautora Laura Pausini cantó aquí en julio de 2018, siendo la primera mujer que lo hace en este lugar.

 

 

Giardino degli Aranci

El Jardín de las Naranjas hace referencia al parque Savello, en la colina del Aventino. Este es otro de los miradores de Roma de acceso gratuito. Desde aquí se puede ver el Altar de la Patria, la Gran Sinagoga de Roma, la basílica de Sant’Andrea della Valle y la cúpula de la basílica de San Pedro.

 

Buco della serratura

En español significa Ojo de la cerradura y consiste en una hilera de arbustos que enmarcan la basílica de San Pedro a lo lejos. Para encontrarla, tienes que dirigirte a la plaza Cavalieri di Malta. Una vez aquí, te encontrarás con el complejo utilizado por la embajada de la Orden de Malta. Ahora solo tienes que asomarte por la puerta y verás esta bonita imagen.

Eso sí, ten en cuenta que probablemente haya una cola de curiosos esperando su turno para tomar una foto del Ojo de la cerradura.

 

Trastévere

Trastévere es un barrio bohemio, colorido y muy tranquilo, que se encuentra en el lado oeste del río Tiber. Vale la pena dar un paseo entre sus calles, donde encontrarás restaurantes tradicionales, tiendas de artesanías y alojamiento económico. Originalmente conocido por ser un barrio de clase obrera y ahora es uno de los más cool de Roma.

 

Fontana dell’Acqua Paola

Una alternativa a la abarrotada fontana di Trevi, es la fontana dell’Acqua Paola. Aún en el barrio Trastévere, esta fuente fue erigida en 1612 para marcar el final del acueducto Acqua Paola.

Son varias las películas que han tomado como escenario la fuente Acqua Paola. Un ejemplo es la película The Great Beauty (2013), la cual muestra la fuente al inicio de la misma.

 

Gianicolo

Para finalizar el día, dirígete a la colina Gianicolo. Desde aquí tienes una vista estupenda para contemplar el atardecer en Roma. Aunque más allá de ofrecer una bonita vista, esta colina es citada en la novela de la Eneida. Del mismo modo, las arboledas de la colina han sido de inspiración para el compositor italiano Ottorino Respighi en su obra I Pini di Roma.

 

Día 4

Puente Sant’Angelo

El puente Sant’Angelo fue construido en 139 para que fuese una extensión del mausoleo del emperador romano Adriano. Consta de 5 arcadas y 10 estatuas de ángeles a lo largo del puente. Este es uno de los puentes más bonitos, uniendo la Antigua Roma con la fortaleza al otro lado del río Tiber.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Durante un tiempo, el puente fue utilizado por los peregrinos para llegar hasta la basílica de San Pedro. Aunque tuvo que ser ampliado y reforzado, ya que en un momento en que transitaba una gran cantidad de peregrinos, el puente se desplomó y muchos fallecieron.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Castillo de Sant’Angelo

Se empezó a construir para que fuese el mausoleo del emperador Adriano y su familia. Posteriormente, pasó a ser un edificio militar y se unió a la muralla Aureliana en el 403.

Se colocó una estatua de un ángel en la cima del castillo, como homenaje a la aparición que vio el papa Gregorio I durante una epidemia de peste en el año 590. De ahí que se cambiara el nombre al que lleva actualmente.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

En 1277, conectaron el castillo con la Ciudad del Vaticano, con un corredor fortificado. Este fue muy útil cuando en 1527 las tropas del rey Carlos I de España saquearon Roma, ya que el papa Clemente VII logró refugiarse en la fortaleza.

El castillo sale en la Película Ángeles y Demonios (2000), cuando es utilizado como sede de la secta de los Iluminati.

 

 

El precio de la entrada es de 14€, aunque para jóvenes de la UE entre 18 y 25 años cuesta la mitad del precio y para menores de 18 años o mayores de 65 que residan en la UE, la entrada es gratis. Y si te interesa el tema de los iluminati o la película de Dan Brown, te recomiendo el tour «Ángeles y Demonios», que te llevará por todos los escenarios de la película y pasajes secretos de los iluminati.

 

Basílica de San Pedro

La basílica tiene el espacio interior más grande que cualquier iglesia cristiana del mundo. Al ser la basílica papal, es considerado uno de los lugares más sagrados del catolicismo.

La tradición católica y las evidencias señalan que la basílica se erigió en el lugar donde fue enterrado san Pedro, uno de los doce apóstoles de Jesús.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Fue construida entre 1506 y 1626 con una fachada de 115 metros de ancho y 46 metros de altura. Unas columnas enmarcan el Balcón de las bendiciones, desde donde se hacen los anuncios de la elección del nuevo papa, así como el lugar donde el papa hace la bendición Urbi et orbi a la ciudad de Roma y a todo el mundo.

La única ocasión donde escucharemos las seis campanas de la basílica de San Pedro, será en las fiestas más importantes como la Pascua, la Navidad, Pentecostés y Epifanía.

La entrada a la basílica es gratis. Solo pagas para subir a la cúpula, lo cual son 8€ si vas en ascensor y 6€ si escoges las escaleras de 551 escalones. Si deseas entrar con una visita guiada y sin hacer la enorme cola, puedes reservar el tour a la basílica de San Pedro.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Museos Vaticanos

En su interior tienen una colección de obras de la iglesia católica. Dicha colección la comenzó el papa Julio II, luego otros papas añadieron más obras.

El complejo arquitectónico está dividido entre edificios pontificios, galerías, la biblioteca vaticana, monumentos y jardines. Cabe destacar que la biblioteca vaticana es una de las mejores del mundo, con unos 75.000 manuscritos y más de 1.100.000 libros.

Debido a las kilométricas colas que se forman para entrar, lo mejor es comprar la entrada a los Museos Vaticanos por internet. Por ejemplo, esta entrada para los Museos Vaticanos y la capilla Sixtina por 28€.

 

Piazza del Popolo

Saliendo de la Ciudad del Vaticano, volvemos a la ciudad de Roma para continuar nuestro recorrido en la plaza del Popolo. Esta es una de las plazas más conocidas de Roma. Su nombre significa plaza del pueblo.

En los 16.000 m2 de la plaza, se reúnen tres iglesias: la basílica de Santa María del Popolo del siglo XI, la basílica Santa Maria in Montesanto de 1675 y su gemela, la Santa Maria dei Miracoli. Asimismo, encontramos la fuente de Neptuno y la fuente de la Diosa de Roma a ambos extremos de la plaza.

Detrás de la fuente de la Diosa de Roma hay una subida que conduce a la colina Pincio. La terraza Pincio ofrece una vista sobre la plaza y la ciudad.

En la cara norte de la plaza se halla la Porta del Popolo, la cual formaba parte de la muralla de Aurelio. Aunque aún se mantiene en pie desde su construcción, tuvo que ser restaurada. Incluso se destruyeron las torres que tenía a los lados, para ser sustituidas por dos torres de guardia cuadradas. Luego, en 1638 se agregan las dos estatuas de san Pedro y san Pablo.

 

Galería Borghese

Este museo de arte se encuentra dentro de los jardines de la Villa Borghese. La galería acoge pinturas, esculturas y antigüedades que la familia Borghese adquirió, debido a su gusto por Bernini y Caravaggio.

Como es un museo relativamente pequeño, es necesario reservar entrada por teléfono o internet. También puedes ir sin reservar, pero tendrás que hacer cola porque solo dejan entrar un número limitado de personas cada cierto tiempo. De esta manera, todos pueden pasearse cómodamente por el museo. A diferencia de la Galería Borghese, el parque que la rodea es tan grande, que dispones de un tren para recorrerlo.

El costo de la entrada es de 13€ + 2€ por la reserva. Si tienes entre 18 y 25 años y eres residente de la UE, pagas 2€ + 2€ de la reserva. No obstante, puedes entrar (casi) gratis si vas los últimos 3 turnos de cada segundo miércoles del mes (13:00, 15:00 y 17:00). Casi gratis porque aún tienes que pagar los 2€ por hacer la reserva online. Para más información, entra a la página oficial.

 

Excursiones desde Roma

En caso de que planees viajar por Italia, puede ir de Roma a Venecia en un tren nocturno, como hice yo. Así como ir de Roma a Pompeya o de Roma a Florencia en tren. Para esto, te recomiendo que adquieras el pase de Interrail o Eurail, ya que pagas un precio fijo y te puedes subir en un montón de trenes, incluso viajar a los países vecinos.

Otra opción es reservar excursiones como esta de Nápoles y Pompeya en 1 día desde Roma y con comida. Pero si aún no te decides por cuál medio de transporte utilizar en tu viaje por Europa, échale un vistazo al post de Transportes para viajar por Europa barato.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

¿Qué comer en Roma?

En Roma no puedes dejar de comer la versión original de la gastronomía italiana. Unos tips para encontrar un restaurante auténtico es que tengan el menú en italiano, con pocas opciones y que cierren durante la tarde. Estas características te indicarán que es un restaurante antiguo y probablemente con tradición familiar, no uno solo enfocado a turistas.

Aunque hablando de turistas, una de las cafeterías más visitadas es la Casa Del Caffè Tazza D’oro. Dicen que si vienes a Roma, tienes que probar un espresso de esta cafetería de 1944. A pesar de lo popular del sitio, el café cuesta solo 90 centimos y un poco más si lo pides con leche. Desde la terraza tienes una vista hacia el Panteón.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

¿Dónde dormir en Roma?

Una herramienta que recomiendo siempre que quieras hospedarte en un hotel u hostal, es Booking. Allí puedes comparar los precios de todos los lugares de alojamiento disponibles en la zona, además de ver los comentarios que han dejado otras personas. Si quieres un descuento del 25% en tu futura reserva de Booking, entra en este enlace.

 

Qué ver en Roma, Italia

 

Del mismo modo, puedes usar Airbnb si lo que buscas es dormir en apartamento privado, ya que podrás escoger entre los que más te gusten. Si eres nuevo en esta plataforma, podrás conseguir 25€ de descuento en tu primera reserva si entras a través de este enlace.

Si lo que quieres es gastar lo menos posible durante tu estancia en esta ciudad, puedes usar Couchsurfing para encontrar alojamiento gratuito con locales.

 

Qué ver en Roma, Italia

Comentarios

comments