Alemania
Skyline de Frankfurt

Qué ver en Frankfurt en 1 día

Los rascacielos de Frankfurt recuerdan un poco a una Nueva York en pequeña escala. De hecho, Frankfurt es un núcleo económico y financiero importante de Europa. Por lo que muchos inversores nacionales e internacionales se instalaron en Frankfurt y construyeron la sede del Banco Central Europeo, entre otros institutos financieros importantes de Alemania.

 

Skyline de Frankfurt
Panorámica de Frankfurt.

 

Mi visita a esta ciudad fue bastante corta. En realidad era la segunda vez que iba a Colonia -en enero del 2014- y quise conocer la universidad donde quizás hacía el Erasmus (una beca para hacer intercambio académico en otro país europeo), la cual queda en Darmstadt y ya de paso conocí Frankfurt.

 

Contemplando Frankfurt – enero del 2014

 

Una vez más, me moví de bus y el viaje de Colonia a Frankfurt costó unos 8€ (el bus suele ser bastante más barato que el tren en Alemania). Fue bastante cómodo y casi ni me di cuenta hasta que llegué a la estación de tren central de Frankfurt (donde paraba el bus) dos horas después. Esa noche fui directo a Darmstadt en tren con mis amigos que me habían ido a recoger.

Después de pasar un día en Darmstadt, el tercer día me llevaron a conocer la gran manzana de Frankfurt. Llegamos de nuevo a la estación y fuimos directo a la gran calle de Zeil, donde están las grandes tiendas y suele estar bastante concurrida.

 

La calle Zeil en invierno
La calle Zeil en invierno.

 

En la misma calle encontrarás el conocido centro comercial MyZeil, creado por el arquitecto italiano Massimiliano Fuksas. Tras subir las 6 plantas que tiene, llegarás a la terraza, desde donde podrás ver los rascacielos, como la Maintower o Torre del Meno, con 56 pisos y 240 metros de altura. Y también verás la Torre Commerzbank.

 

Centro Comercial MyZeil
Formas de cristal dentro del Centro Comercial MyZeil.

 

Skyline de Frankfurt
La plaza Hauptwache, una iglesia, la Torre Commerzbank, la Maintower, más rascacielos y yo.

 

A pocos metros está la Hauptwache, una de las plazas más importantes de Frankfurt. Yo aproveché para comprar unas salchichas con papitas/patatas y tengo que añadir que me pareció un momento muy alemán.

 

La fuente Brockhaus
La fuente Brockhaus en la calle Zeil.

 

Al poco de dejar la calle Zeil, llegamos a la plaza Liebfrauenberg, otra de las plazas más bonitas del casco antiguo. En el centro preside una gran fuente de estilo barroco, con el escudo de armas de Frankfurt. A un lado de la plaza está la iglesia Católica Liebfrauenkirche, donde aún se pueden ver restos de una muralla del Siglo XII.

 

Plaza Liebfrauenberg
Plaza Liebfrauenberg con la iglesia de fondo.

 

Lo siguiente fue el centro antiguo de la ciudad, llamado Römer. Aquí es donde está el ayuntamiento y un conjunto de tres casas que muestran cómo era la ciudad antes de ser destruida por los bombardeos de la aviación en la II Guerra Mundial. Había un ambiente muy agradable, con muchos transeúntes y sitios para comer.

 

Römer, Frankfurt
Las casas en contraste con la Torre Commerzbank atrás.

 

Römer, Frankfurt

 

Y hablando de comer, la siguiente parada fue el Mercado Central. Siempre me gusta darme una vuelta por estos lados, ya que a veces ves cosas curiosas de cada localidad.

 

Mercado

 

Verduras en el mercado
Verduras en el mercado

 

Autofoto en el mercado
Autoretrato en el mercado.

 

Al salir del mercado, casi enfrente estaba la Catedral San Bartolomé o también llamada Kaiserdom (Catedral del Imperio), ya que se coronaron varios emperadores de Alemania en este lugar. Por lo que ha sido uno de los edificios más importantes de la historia imperial y un símbolo de unión nacional. El interior, junto con el órgano, es impresionante, esto contando con que ya fuese por los incendios o por los bombardeos, tuvo que ser reconstruida en varias ocasiones.

 

 

La Catedral Imperial de San Bartolomé
La Catedral Imperial de San Bartolomé.
Interior de la Catedral
Interior de la Catedral.

 

El gran órgano.
Los tubos del gran órgano alemán.

 

Ya era casi la hora del atardecer cuando llegamos al río, por lo que la vista era muy bonita. A la orilla del río hay una extensa área verde por donde se puede pasear, ir en bici, alimentar a las palomas y los patos…

 

Los bonitos colores del atardecer que se reflejan en los rascacielos de Frankfurt.

 

 

 

También podrás ver varios puentes de diferentes estilos y la Museumsufer, en la orilla de ambos lados del río. Esta es una zona de museos, tales como el Museo Städel, el Museo del Cine, el Museo de Arquitectura de Alemaniael Museo de las Artes Decorativas, entre otros.

Por último, dimos un paseo entre los rascacielos y pasamos por la Torre Commerzbank, el tercer rascacielo más alto de Europa y fue diseãndo en 1997 por Norman Foster. Muy cerca de allí, en una plaza encontrarás la enorme E del símbolo del euro.

 

Impresionantes rascacielos.

 

 

Ya se estaba haciendo de noche cuando vimos el edificio de la Bolsa de Frankfurt, también conocida como la catedral de los capitalistas, por obvias razones (es donde se negocian las acciones y valores).

 

 

Finalmente, nos regresamos hacia la estación de tren desde donde salía el bus para poder regresar a Colonia esa noche.

La ciudad de Frankfurt me pareció de las más modernas del país y aun así, es de agradecer que tenga tantas áreas verdes para pasear y despejarse entre todos esos rascacielos.

 

Paseo al atardecer por el parque de Frankfurt, a la orilla del río.

 

Por supuesto, ¡hay mucho más para ver y disfrutar en esta ciudad! No puedes perdértelo 😉

 

¡Bye, bye, Frankfurt!

 

Comentarios

comments