La realidad de las cataratas del Niágara

Antes de ir a las cataratas del Niágara, me las había imaginado perdidas dentro de un bosque y aisladas entre la naturaleza. Cuando llegamos, me di cuenta de que no podía haber estado más equivocada.

Se podría decir que es todo lo contrario. De hecho, está todo rodeado de atracciones turísticas y edificios. Por ejemplo, casas encantadas, tiendas de souvenirs y docenas de cadenas de comida rápida.

 

Cataratas del Niágara
Edificios junto a las Cataratas del Niágara.

 

¿Cómo llegar a las cataratas del Niágara?

Empecemos por el principio. Salimos desde Toronto hacia las cataratas del Niágara con un bus de la compañía Greyhound line of Canada. Una hora y media después estábamos llegando a la parada, la cual está a 3 km de las cataratas. Llegados aquí puedes ir caminando o ir más rápido en el bus local. Nosotros decidimos tomar el transporte público hasta el sitio exacto para aprovechar el tiempo.

Lo que se suele hacer es comprar una tarjeta de 24 horas con viajes ilimitado por 8$. Solo es posible pagar en efectivo, pero tienen un cajero automático convenientemente colocado enfrente de la taquilla.

 

Tarjeta del bus
WEGO es la tarjeta del bus de las cataratas del Niágara.

 

El bus pasa con bastante frecuencia, por lo que no será necesario esperar mucho tiempo y durante el trayecto irás viendo lugares interesantes como el Reino de las aves.

 

Atracciones turísticas alrededor de las cataratas del Niágara

Nada más bajar del bus vimos del lado izquierdo las cataratas y del lado derecho lo que parecía ser una versión pequeña de las Vegas. Es decir, casinos, el Hard Rock café, rascacielos, letreros llamativos y luces por todos lados, restaurantes de comida rápida -que hacía años no veía- como Wendy’s- e infinidad de sitios recreativos.

 

Cataratas del Niágara
Hoteles, casinos y jardines.

 

En un principio nos sorprendió porque nos habíamos imaginado que sería todo árboles y cascadas. Sin embargo, nos dejamos guiar por aquellos locales tan fuera de lugar, pero que tanto atraían nuestra atención.

 

Cataratas del Niágara
Montones de lugares de entretenimiento.

 

El primer sitio que llamó nuestra atención fue el Rainforest Cafe. Si por casualidad eres venezolano y has ido al Dunas de Valencia, verás que se te hace muy familiar el sitio. Todo lleno de árboles (falsos) como si de una selva se tratara, máquinas de juegos con fichas, tienda de souvenirs, pecera con pequeños tiburones y un restaurante.

También verás por la misma calle un museo de cera, una casa embrujada, tiendas de chucherías, heladerías, campo de mini golf, un Tim Hortons (nunca puede faltar) y hasta el Niagara Sky Wheel.

 

Atracciones en las Cataratas del Niágara
En español tiene tantos nombres.. noria, rueda de la fortuna, vuelta al mundo, viaje a la luna, etc. etc.

 

Al ver el Tim Hortons (nuestro fiel amigo a donde fuese que íbamos) entramos sin dudarlo para reponer fuerzas y calor con alguna bebida caliente y tentempié.

 

¿Pero y cómo son las cataratas del Niágara?

Una vez ya habíamos satisfecho nuestra curiosidad con los recreativos circundantes y teníamos el estómago lleno, regresamos al punto de llegada y finalmente nos acercamos a las cataratas.

Cabe destacar que ese día estábamos a unos 4ºC de temperatura. Por lo que, aunque no quedaba nieve en la calle, aún había en algunos tramos de la cascada.

 

Cataratas del Niágara

 

Por la misma razón no circulaban los barcos turísticos, ni tampoco te podías lanzar en la tirolina. Sobre todo era impensable dar un paseo por debajo de la cascada. De todas formas, tan solo dar un paseo por el lugar resulta placentero.

 

Cataratas del Niágara
Seguramente se puede estar en esas pasarelas en tiempos más calurosos.

 

Nos tomamos nuestro tiempo para apreciar todo el conjunto del paisaje y escudriñar un poco el lado estadounidense. Aunque es asombroso ver las cascadas congeladas, en verano hay gran cantidad de actividades que hacer alrededor de ellas.

 

Cataratas del Niágara

 

Cataratas del Niágara

 

Cataratas del Niágara
El lado izquierdo es Canadá y el derecho los Estados Unidos.

 

Como nuestro bus salía a las 19h y es un sitio bastante pequeño, tuvimos tiempo de sobra para recorrer cada rincón, entrar en cada sitio que nos llamara la atención y hasta comer en el Wendy’s.

Apesar de que me llevé una gran sorpresa en las cataratas del Niágara porque no me las esperaba así en absoluto, disfrutamos de la visita y la novedad de ver nieve en unas cataratas.

 

Cataratas del Niágara

 

Cataratas del Niágara

 

Y con esta última escapada finalizó nuestro viaje a Canadá. Desde Montreal, Quebec y Ottawa, hasta Toronto y las cataratas del Niágara. Personalmente, mi experiencia en Cadadá fue espectacular. Me encantó cada rincón y apesar de haber ido en invierno, pudimos disfrutarla al máximo.

 

Espero que hayas encontrado útil cada información sobre Canadá y que tengas muchas ganas de conocerla. Si tienes alguna pregunta, puedes dejarla abajo en los comentarios 😉

 

Cataratas del Niágara

Comentarios

comments

Arriba