Montreal no es solo la segunda ciudad más grande de Canadá, sino también la cuarta ciudad francófona más poblada del mundo. Aun así, puedes encontrar una gran cantidad de personas que no hablan ni inglés, ni francés como primera lengua. Anteriormente fue capital financiera e industrial, hasta que Toronto tomó ese título en 1960.

Cabe destacar que la ciudad de Montreal se encuentra rodeada por el río San Lorenzo, por lo que es una isla con otras 74 islas menores a su alrededor. No obstante, el transporte público -tren y metro- está perfectamente conectado con las afueras de la ciudad.

 

Vista panorámica de los rascacielos de Montreal.

Vista panorámica de los rascacielos de Montreal.

 

Nada más llegar a la ciudad, notas la mezcla de rascacielos modernos con los edificios y esculturas llenos de historia por toda la ciudad. Con una arquitectura que junta lo europeo con lo norteamericano, lo cual también la notas en su gente.

En total, en nuestro viaje estuvimos 11 días en Canadá. Sin embargo, 5 de ellos los pasamos visitando otras ciudades cercanas como Quebec, Ottawa, Toronto y las cataratas del Niágara.

Los otros 6 días los pasamos en Montreal, no obstante, no fueron todos de turisteo. Algunos días simplemente descansamos y fuimos de compras al Walmart -era la primera vez que pisábamos uno- o hicimos actividades más casuales. ¡Una vez incluso fuimos al karaoke! Por eso, aquí te traigo un conjunto de rutas turísticas que puedes distribuir perfectamente en tres días.

 

Montreal

 

Día 1

Este fue el día que más caminamos de todos. Aunque si quieres, puedes usar el metro para adelantar partes del recorrido. En nuestro caso, decidimos comenzar la ruta de norte a sur. Es decir, de lo menos a lo más turístico.

He de decir que apesar del frío y la nieve, fue posible hacer turismo por las calles de Montreal gracias a que íbamos bien preparados. Esto es súper importante si quieres disfrutar del recorrido.

 

Mercado Jean-Talon

El mercado de Jean-Talon se encuentra en medio de la Petite Italie. Llegamos hasta aquí con el metro y nos bajamos en la parada de Jean Talon, a pocos metros del mercado. Lo bueno de visitar estos lugares es que conoces un lado más local y casual de la ciudad. De hecho, puedes encontrar productos traídos directamente de los agricultores, pescadores, carniceros y artesanos. También venden plantas, flores, hierbas y productos a granel.

 

Mercado Jean-Talon

Entrada del mercado Jean-Talon.

 

Boulevard St Laurent

En la misma zona de la Petite Italie y bajando hacia el centro de la ciudad, pasa el Boulevard St Laurent. Al recorrer todas sus tiendas y restaurantes, puedes ver todo tipo de gastronomía y productos de todas partes del mundo. Comida vietnamita, tailandesa, turca, australiana, portuguesa, latina, española, italiana y mucho más. Si quisieras podrías pasarte todo un año comiendo menús exóticos cada día.

La verdad es que vale la pena caminarlo -aunque sea un poco- para adentrarse en la vida urbana de Montreal.

 

Montreal

Establecimientos internacionales.

 

Plaza Parc Du Portugal

Quizás no a todo el mundo le llame la atención. En mi caso, al vivir en Lisboa se me hace curioso que exista una plaza en honor a la comunidad portuguesa y hasta una zona llamada Pequeña Portugal. Aquí puedes encontrar negocios portugueses, donde antiguamente era un barrio judío. En la plaza Parc Du Portugal hay una glorieta y muros decorados con azulejos típicos de Portugal e incluso el gallo que tanto caracteriza a Portugal.

 

Plaza Parc Du Portugal

Plaza Parc Du Portugal.

 

Montreal

La glorieta con el gallo encima.

 

Parque La Fontaine

A cierta altura del Boulevard St Laurent, tendrás que desviarte unos 20 minutos caminando hasta el Parque La Fontaine. Dicho parque, de 34 hectáreas, tiene dos estanques conectados entre sí y una bonita fuente. En invierno el agua se congela y se convierte en una enorme pista de patinaje. Mientras que en verano puedes disfrutar de unas piscinas al aire libre. Además, puedes jugar tenis, pasear en bicicleta o simplemente disfrutar de esta gran área de naturaleza.

 

Plaza Jean-Paul Riopelle

En la Plaza Jean-Paul Riopelle se encuenta la fuente con esculturas de bronce llamada La Joute. Conformada por una serie de esculturas abstractas de animales y figuras humanas.

 

Fuente en Montreal

La fuente cubierta de nieve.

 

Desafortunadamente, al ser invierno y estar cubierta de nieve, no pudimos disfrutarla en todo su esplendor. En verano desde las 7h hasta las 23h, a cada hora comienza una secuencia de 30 minutos de arte cinético, dando la impresión de movimiento. Además del agua de la fuente, también sale una especie de neblina alrededor de ella.

 

 

Chinatown

En el barrio chino, además de las típicas tiendas y restaurantes asiáticos, también está el Hospital Chino de Montreal y el Centro cultural de la comunidad china de Montreal.

Este fue otro barrio que se fundó donde anteriormente era un barrio judío. Los primeros chinos en asentarse en esta área, lo hicieron debido a que trabajaban para los ferrocarriles y fue el lugar más conveniente. Con los años, algunos grupos étnicos de minorías chinas de Vietnam y de Hong Kong se refugiaron aquí y construyeron sus negocios.

Al ver los escaparates de las tiendas, era como ver cara a cara los mismos productos que suelo ver en páginas de compra online. No solo eso, muchos de los productos que se venden aquí son exportados directamente desde China. Por lo que muchos asiáticos suelen venir a estas tiendas para comprar los productos que no encuentran en ningún otro sitio.

 

Chinatown

Algunos practican Taichi.

 

Chinatown

Recorriendo el barrio chino.

 

Como dato curioso, Montreal es la ciudad de Canadá con mayor cantidad de Paifang o Pailou. Se le llama así las puertas o arcos de arquitectura china. Cada puerta está ubicada en los diferentes puntos cardinales de Chinatown (norte, sur, este y oeste).

 

Chinatown Montreal

Mezcla de arquitecturas.

 

Basílica de Notre-Dame

La Basílica de Notre Dame es definitivamente un imprescindible de Montreal. No puedes dejar de visitarla, sobre todo cuando la entrada son tan solo 6 CAD. El horario va de las 8h a las 16.30h. Aunque puede verse interrumpido si hay alguna boda, entierro o misa.

Al pagar la entrada, puedes optar por una visita guiada de 20 minutos (en inglés o frances) o puedes leer los folletos y simplemente descubrirla por tí mismo.

 

 

Basilica de Notre Dame, Montreal

Simplemente maravilloso.

 

En el interior de la basílica de estilo neogótico, encontrarás hermosas vidrieras, tallados de madera, pinturas, esculturas y una colección de arte sacro del siglo XVII. Además de celebrar matrimonios aquí, también organizan espectáculos de luces que te dejará asombrado.

 

Monumento a Maisonneuve

Este monumento se erigió en conmemoración a Paul Chomedey de Maisonneuve, quien fundó la ciudad de Montreal. Se encuentra en la plaza justo enfrente de la basílica de Notre Dame.

 

Monumento Maisonneuve

El monumento Maisonneuve y el banco BMO de Montreal a la derecha.

 

Ayuntamiento

Continuando la ruta por Montreal, de camino al muelle vemos varios edificios importantes alrededor como el Palacio de la Justicia de Montreal y el City Hall o Ayuntamiento de Montreal.

El Ayuntamiento de Montreal fue el primero del país en ser construido solamente para la administración municipal. Al haber sido construido a finales del siglo XIX, su estilo es del Segundo Imperio. Por lo que tiene una mezcla de estilo europeo, barroco y mansarsa o tejado francés, el cual consiste en colocar ventanas en el tejado.

 

Ayuntamiento de Montreal

Ayuntamiento de Montreal.

 

Torre del Reloj

Con un mecanismo parecido al Big Ben de Londres, la Torre del Reloj de Montreal es de color blanca y mide 45 metros. Dicha torre, fue construida en 1919 en honor a los marineros que murieron en la I Guerra Mundial. Por este motivo, también es conocido como Reloj conmemorativo de Los Marineros.

 

Muelle y viejo puerto

Puedes darte un paseo a lo largo del muelle y el viejo puerto. En invierno las aguas están congeladas y, por consiguiente, no hay movimientos de barcos. Apenas pudimos ver un par de ellos. Pero fue la primera vez que vi un puerto vacío, congelado y lleno de nieve.

 

Totalmente congelado y solitario.

 

Puerto viejo de Montreal

Los únicos barcos que vimos en todo el puerto viejo de Montreal.

 

La Rueda de Montreal

La Grande Roue de Montreal o Rueda de Montreal, es una buena forma de ver la ciudad desde unos 60 metros de alto. Cada cabina es para un máximo de 8 personas y te permiten una vista de 360º durante los 15 minutos que dura el paseo. El precio son unos 25 CAD y con el descuento de estudiante 21,25 CAD.

 

La Rueda de Montreal

La Rueda de Montreal.

 

Habitat 67

Y pensar que de una tesis doctoral en la Universidad de McGill -una de las universidades de Montreal- nació lo que ahora es un complejo de viviendas e hito arquitectónico reconocido a nivel mundial.

El arquitecto autor de este diseño es Moshe Safdie y con su trabajo intenta mejorar la integración social y rediseñar las viviendas de alta densidad. De manera que pueda favorecer las ciudades más pobladas del mundo. Sin embargo, resultaron ser más costosas de lo que se esperaba. Por lo que fracasó la idea de que fuesen viviendas asequibles para todos y quedaron solo para aquellos con mayor poder adquisitivo.

 

Habitat 67

El famoso conjunto de viviendas del que tan maravillosamente hablan.

 

Tras 50 años de su construcción, este complejo arquitectónico ha salido en series de televisión, películas, pinturas, en portadas de álbum y hasta en un vídeo musical. ¡Se ha vuelto en todo un icono de la cultura popular!

 

 

Crew collective & café

En el edificio original del Royal Bank of Canada, construido en 1928, se encuentra actualmente el Crew collective & café. Por supuesto, puedes venir a tomar un café o probar algo de su menú. Pero además, también cuentan con espacios de trabajo y salas de reuniones. Es decir, si por ejemplo eres autónomo, simplemente tienes que hacerte miembro para ir todos los días con tu portátil a trabajar.

 

Crew Collective & Café

La entrada del Crew Collective & Café.

 

Crew collective & Café

Uno de los cafés más bonitos que he visto en mi vida.

 

Crew collective & Café

Hasta el techo es de admirar.

 

Ciudad subterránea

Para terminar el día, fuimos a la Ciudad Subterránea. Esta es una red subterránea con miles de tiendas, restaurantes y actividades recreativas. De hecho, alrededor del 12% de los comercios de la ciudad están aquí debajo. ¡Todo esto lo hace el complejo subterráneo más grande del mundo! 

Los túneles y galerías -en un área de 30 km- conectan edificios, residencias, centros comerciales, universidades y hoteles. De esta forma, es posible protegerse durante los fuertes días de invierno o de verano. Así que entrada la tarde fue una buena forma de terminar el día, ya que empezaba a hacer más frío.

 

Ciudad subterránea de Montreal

 

Ciudad subterránea de Montreal

 

 

Podrás descubrir las rutas por otros puntos de interés como el Biodôme y el Mont Royale, en el siguiente post. ¡Aún queda mucho que descubrir en esta magnífica ciudad!

Si tienes alguna duda, no lo pienses dos veces y déjalo en los comentarios abajo 😉

 

Comentarios

comments