Canadá
Quebec

Qué ver en Quebec en 1 día

Para empezar, Quebec me encantó. Está en mi top de ciudades favoritas del lado francés de Canadá por su arquitectura y sus paisajes. Es importante señalar que es uno de los primeros asentamientos europeos en Canadá. Además, el centro de la ciudad ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y está rodeado por la única muralla de América del Norte.

 

Muralla de Quebec
La muralla de Quebec y su famoso castillo.

 

Por si te lo preguntabas, la mayor parte de su población habla francés. Solo unos pocos son anglófonos y entre las otras minorías lingúisticas, el español es el siguiente idioma con más habitantes (1%). De hecho, mientras estuvimos en Quebec nos encontramos algunos hispanohablantes y otros que lo hablaban como segundo idioma. Sea como sea, no tuvimos problemas en comunicarnos en inglés durante nuestra visita.

Fuimos a Quebec en bus ida y vuelta el mismo día desde Montreal por 50$. La compañía de bus que usamos fue Orleans Express, cuyos buses tienen WiFi, asientos reclinables, enchufes, baño, mesa plegable y también hacen paradas en trayectos largos para comer o simplemente estirar las piernas. Durante el trayecto, el paisaje a nuestro alrededor eran campos cubiertos de nieve, lo que hizo que el viaje fuese placentero y tranquilo.

 

Viaje en bus a Quebec
Observando el paisaje.

 

Al igual que Ottawa, fue un viaje corto que alcanzó para ver lo imprescindible (y una que otra curiosidad) de esta encantadora ciudad. A continuación, te dejo todo lo que puedes hacer en Quebec en un día.

 

Mercado del viejo puerto

Como la parada del bus nos dejó bastante cerca del mercado, decidimos echarle un ojo. Los mercados siempre son un espejo de la cultura local del lugar. Además, es un buen lugar para comprar productos locales o regalos económicos.

 

Mercado del viejo puerto

 

Todos sus productos son los típicos de la gastronomía de Canadá y Quebec. Por ejemplo, hay un stand con cientos de cervezas canadienses de diferentes tipos y sabores. Otros venden el jarabe de maple y sus derivados, perfectos como souvenir.

 

Todo sobre el Maple
Dedicado a los amantes del maple…. como yo.

 

Puerto viejo

El Puerto de Quebec es el más antiguo de Canadá, se construyó en 1608. Incluso llegó a ser uno de los más importantes del mundo en el siglo XIX, lo que ayudó en el desarrollo tanto de la ciudad como del país. Puedes darte un paseo a lo largo del puerto, mientras ves los barcos pasar.

Si dispones de más tiempo, puedes tomar un ferry hasta la ciudad vecina Lévis por 3.50 $ (solo de ida).

 

Museo de la Civilización

Como su nombre muy bien indica, este museo está dedicado a la cultura y las civilizaciones. La colección del museo, aparte de ser la más grande de Quebec, muestra el pasado, presente y futuro no solo de esta ciudad, sino de otros lugares. Podrás encontrar exposiciones interactivas de aspectos etnográficos, históricos y educativos. La entrada cuesta 11$ y cierra los lunes.

 

Museo de la Civilización
Entrada al Museo de la Civilización.

 

Plaza Royale

Considerada por los quebequenses como el lugar de nacimiento de la América francesa. Fue lugar también del mercado de Quebec en los siglos XVII y XVIII, lo que lo convirtió en el centro de los negocios e industrias. En medio de la plaza encontramos el busto de Louis XIV (quien fue rey de Francia entre 1643 y 1715).

 

Plaza Royale

 

Iglesia Nuestra Señora de las Victorias

Es la iglesia más antigua de Quebec, construida por primera vez en 1682. Aunque posteriormente fue destruida por un gran incendio y reconstruida hasta en tres ocaciones. En un principio, el nombre que se le puso fue Iglesia del Niño Jesús. Al pasar los años, le cambiaron el nombre dos veces. Primero, en 1690 después de la derrota de los Ingleses en la Batalla de Quebec, se renombró la iglesia como Nuestra Señora de la Victoria. Por último, en 1711 el mal tiempo hundió una flota británica y finalmente le cambiaron el nombre a Iglesia Nuestra Señora de las Victorias.

 

Iglesia Nuestra Señora de las Victorias

 

Las pinturas, el altar y el modelo de barco que se encuentra dentro de la iglesia, fueron traídos desde Francia como protección para sus viajes transatlánticos. La entrada a la iglesia es gratuita y cierra de noviembre a abril, excepto los domingos.

 

El Petite Champlain

Es un barrio en el centro de Quebec es el distrito comercial más antiguo de Norte América. El nombre viene del fundador de Quebec Samuel de Champlain. Puedes darte un paseo por la calle principal del mismo nombre, te enamorará su antigua arquitectura.

 

El Petite Champlain

 

Quizás llevarte algo de las tiendas de souvenir y tomar una que otra foto de recuerdo. Por último, decir que la nieve en invierno le da un toque mágico, como si de un pueblito de cuento de hadas se tratase.

 

El Petite Champlain

 

El Petite Champlain

 

En esta misma calle está uno de los extremos del funicular que une la parte baja de la ciudad, con la parte alta. Desde ahí podrás contemplar la muralla desde abajo.

 

Funicular

 

Mural de la calle Petite Champlain
Mural de la calle Petite Champlain.

 

Como algo curioso, al subir por la escalera y salir de la calle Petite Champlain, hay una tienda donde solo venden palomitas/cotufas/popcorn. Las hay cubiertas de chocolate, queso, maple (mi favorita) y muchos sabores más.

 

Mary's Popcorns Shop
En la entrada de Mary’s Popcorns Shop.

 

Mary's Popcorns Shop
Diferentes opciones para escoger.

 

Mary's Popcorns Shop
¡De maple!

 

Parque Montmorency

En el lugar donde hoy en día está el Parque Montmorency, entre los años 1791 y 1883, se erigía el viejo Parlamento de Quebec. Ahora hay árboles, viejos cañones y algunas estatuas. También tiene un mirador hacia el río San Lorenzo y la ciudad vecina, Lévis.

 

Montmorency

 

Cañones en el parque Montmorency

 

Mirador hacia el río San Lorenzo
Mirador hacia el río San Lorenzo.

 

Plaza de las Armas

La Plaza de las Armas fue creada por el gobernador Montmagny para servir al ejército militar. Hasta que se construyó la Ciudadela y perdió su función militar.

El monumento que está en el centro se colocó como conmemoración del tricentenario de la llegada de la Orden de Hermanos menores recoletos a Quebec.

 

Plaza de las Armas

 

Plaza de las Armas

 

Terraza Dufferin

Al lado de la Plaza de las Armas, se encuentra la Terraza de Dufferin. En el centro está el monumento de Samuel de Champlain, el fundador de Quebec. Detrás de este llega el funicular de Quebec a la parte alta de la ciudad.

 

Terraza Dufferin

 

Terraza Dufferin
Vistas desde la Terraza de Dufferin

 

Mi parte favorita de la Terraza de Dufferin es el tobogan de 150 metros para deslizarte en trineo. Los visitantes pueden disfrutar de él cada año en invierno, ¡por tan solo 2$!

 

Tobogán de Quebec
Aquí pagas el uso del trineo y son 2$ por trineo, no por persona 😉

 

Tobogán de Quebec
Aquí recoges tu trineo y te lo llevas hasta la cima de la rampa.

 

Tobogán de Quebec
¡¡Me habría lanzado miles de veces!!

 

Château Frontenac

Continuando con el recorrido, pasamos por el Château Frontenac. Este pasó de ser un castillo a un hotel de lujo, símbolo de Quebec y uno de los hoteles más fotografiados del mundo.

 

Château Frontenac

 

Château Frontenac
Desde la entrada del hotel.

 

Si desde afuera impresiona, por dentro te dejará con la boca abierta. Entre sus 18 plantas, posee más de 600 habitaciones y el precio de cada una puede ir de los 400 a los 3000 $ por noche.

 

Château Frontenac

 

Château Frontenac

 

Sin embargo, entre sus paredes hay mucho más que lujos, también guardan historia. Fue aquí que en la Conferencia de Quebec de 1943 Wiston Churchill, Franklin D. Rossevelt y Wiliam Lyon Mackenzie King planearon su estrategia para la II Guerra Mundial. Como también apareció en la película Yo confieso (1953) de Alfred Hitchcock.

 

Rua du Trésor

A un lado de la Plaza de las Armas está la Rua du Trésor, conocida también como la calle de los artistas callejeros. Aquí podrás encontrar pintores con sus obras de arte al estilo parisino. No obstante, nosotros no tuvimos la suerte de verlo… probablemente porque era invierno.

 

Catedral de Notre Dame

La Catedral de Notre Dame de Quebec es la más antigua de Canadá y Estados Unidos. Fue destruida dos veces y aún así sigue en pie desde 1647. En una de sus reconstrucciones quisieron hacer la fachada parecida a la iglesia Saint Henri de París. Por lo que ahora es una de las mejores arquitecturas neoclásicas de Quebec. La entrada es gratuita, mientras que si quieres una visita guiada son 5$. En cuanto al horario, lo mejor es mirarlo en su web, ya que dependerá del día.

 

Catedral de Notre Dame de Quebec

 

Ayuntamiento

Justo enfrente de la Catedral de Notre Dame se levanta el Ayuntamiento de Quebec. El edificio tiene una mezcla de arquitectura clásica, medieval y de estilo château (basado en la arquitectura renacentista francesa). Antes de que fuese nombrado oficialmente el ayuntamiento en 1833, fue la casa del General de la armada británica William Dunn.

 

Ayuntamiento de Quebec
Establecido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

Calles Saint Louis y Saint Jean

Como una pequeña curiosidad, tanto la calle Saint Louis como la Saint Jean -una paralela a la otra- son las más antiguas de Quebec. En estas calles encontrarás varios edificios de patrimonio cultural (como por ejemplo el Palacio de Justicia de Quebec) y tiendas de souvenir.

 

Calle Saint Jean

 

Calle Saint Jean

 

Calle Saint Jean

 

La Ciudadela de Quebec

Después de fundar la ciudad en la base del acantilado, para que la colina no quedara desprotegida por el lado oeste, se construyó la fortificación. La Ciudadela de Quebec es la instalación militar más antigua de Canadá, siendo esta y la de Campeche, México, las únicas fortificaciones de este tipo en Norteamérica. Además de ser utilizada por las Fuerzas Canadienses, también es la residencia oficial del monarca de Canadá y del Gobernador General de Canadá.

 

Ciudadela de Quebec
Intriga un poco dónde te estás metiendo, porque sus muros altos no te dejan ver nada más.

 

Ciudadela de Quebec
Entrada a la Ciudadela de Quebec.

 

Algunos eventos y ceremonias militares que suelen hacer en el patio de armas son el cambio de guardia, de mando del batallón y la consagración de la cabra como mascota del regimiento. Al mediodía lanzan un cañonazo como recuerdo de cuando se disparaban armas de fuego a las 12h y 21:30h para marcar la oración del mediodía y el toque de queda.

 

Ciudadela de Quebec
Museo de la Ciudadela de Quebec

 

La entrada cuesta 16$ y si tienes el carné de estudiante son 14$. El horario de apertura y de las visitas guiadas puede variar dependiendo de la época del año.

 

Centro Morrin

La vieja prisión de Quebec hoy en día es utilizada por la Sociedad Literaria e Histórica de los servicios de Quebec. En 2004 se realizó una gran restauración de su interior para convertirla en el Centro Morrin que vemos ahora. El objetivo del centro Morrin es educar al público sobre la cultura inglesa y su contribución histórica. Además, contiene una biblioteca con miles de libros de la sociedad inglesa.

 

Biblioteca del Centro de Morrin
Para los que les gusten las bibliotecas, esta les encantará.

 

Biblioteca del Centro de Morrin

 

Biblioteca del Centro de Morrin

 

Observatorio 360º en el museo

El Obervatorio de la capital se encuentra en lo alto de un edificio de 30 pisos que ofrece una panorámica (360º) de toda la ciudad y sus alrededores. La entrada cuesta 14,75$ y para estudiantes 11,50$. La vista es magnífica y vale totalmente la pena.

 

Quebec
Quebec, es bonita mires donde mires.

 

Lo cierto es que el centro histórico de Quebec se puede recorrer fácilmente a pie, por lo que un día es suficiente para ver lo más importante. Aun así, hay muchísimo más por ver en sus alrededores. Así que si dispones de un poco más de tiempo, puedes visitar algunos de estos sitios también:

 

  • Parque de la Chite-Montmorency.
  • Parque nacional Jacques-Cartier, el cual es un valle glaciar.
  • Isla de Orléans.
  • Santuario de Sainte-Anne-de-Beaupré, este fue el primer lugar de peregrinación de América del Norte.

 

Personalmente, la ciudad de Quebec es mi favorita de toda la parte francesa. Sus casas que parecen de cuentos de hadas, la mezcla de lo antiguo con los rascacielos modernos y su paisaje espectacular, son inigualables. ¡100% recomendada! 😀

 

Estación de tren
Aquí terminamos nuestro recorrido: en la estación de trenes de Quebec. Dicha estación, está conectada a la estación de buses.

 

Comentarios

comments