Irlanda del Norte
Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

17 lugares que ver en Belfast

Belfast es la capital y la ciudad más grande de Irlanda del Norte, una de las cuatro naciones de Reino Unido. Durante los siglos XVIII y XIX, Belfast creció como un importante centro de comercio e industrias, llegando a convertirse en la ciudad más industrializada de Irlanda gracias a sus astilleros, la industria textil y la tabaquera. En 1912, tenían el astillero más grande del mundo, lugar donde se construyó el Titanic.

Desde que se separó Irlanda del Norte y la República de Irlanda, en 1920, se han estado enfrentando los católicos (nacionalistas que quieren independizarse de Reino Unido) y protestantes (leales al imperio británico). Incluso hay segregación en la ciudad según las etnias, política o religión. Es fácil de notarlo por las banderas, graffitis, graffitis e incluso un muro que divide ambos grupos. Aún a día de hoy parece lejos el momento en que se termine la violencia, ya que a cada momento de paz de pronto surge un nuevo estallido de violencia en Belfast.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Cabe destacar que, a pesar de esta fuerte división, Belfast no es una ciudad peligrosa. Todos los habitantes toleran a los turistas. De hecho, resulta interesante conocer la ciudad con un guía local que te vaya contando la historia y algunas anécdotas, para así poder profundizar más en la situación del país. Eso sí, siempre desde el respeto y sin buscar discutir sobre política.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Nosotros fuimos con un tour desde Dublín y al llegar a Belfast un local (del lado de los católicos) nos paseó por la ciudad en uno de los famosos tours de Black Taxi. Es una buena forma de escuchar de primera mano lo que piensa un local al respecto y poder hacer todas las preguntas que surjan.

A continuación te dejo una lista de lugares de interés turístico que podrás visitar en un día, dos o hasta tres, si quieres entrar a los museos. Además de la popular excursión a la Calzada de los Gigantes.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Qué ver en Belfast

 

 

1. Titanic Belfast

Este museo está dedicado, como su nombre indica, al famoso transatlántico Titanic. En sus seis plantas podrás conocer la historia del Titanic, las personas que lo construyeron y la ciudad donde se llevó a cabo. Entre sus exhibiciones hay réplicas de los camarotes, la cubierta y las salas de máquinas. Así podrás sentirte como si te teletransportaras a ese momento y lugar. Además, entre las proyecciones que tienen, hay una donde se ven los restos de la nave en el mar en la actualidad.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

El precio de la entrada es de 19 £, 15 £ si eres estudiante o jubilado, 8,50£ para los niños entre 5 y 16 años y para menores de 5 es gratis. Irlanda del Norte, al pertenecer a Reino Unido, usa las libras como moneda. No obstante, el museo también acepta euros. Si lo deseas, puedes comprar las entradas por internet, aunque el costo de la transacción online es de 1 £.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

2. SS Nomadic

A pocos metros está el SS Nomadic, el cual se construyó como transbordador para el Titanic y el RMS Olympic. Sobrevivió a las dos guerras mundiales y entre 1974 y 1999 fue usado como restaurante en el río Sena, cerca de la torre Eiffel. Tras el cierre del restaurante, Irlanda del Norte lo recuperó y restauró para usarlo como barco museo. La entrada cuesta 7 £, para estudiantes, niños entre 5 y 16 años y jubilados cuesta 5 £ y es gratis para niños menores de 5 años.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

3. Casa del muelle y bomba del Titanic

Si quieres una experiencia completa sobre el Titanic, te recomiendo que te des un paseo por los alrededores del museo, ya que encontrarás la casa del muelle y bomba del Titanic. Aquí está el muelle y las máquinas originales de la construcción del Titanic.

 

4. Harland and Wolff Heavy Industries Limited

Asimismo, muy cerca está el Harland and Wolff Heavy Industries Limited, el cual es el astillero conocido en todo el mundo y donde se construyó el Titanic. Además de ese barco, también se construyeron monitores y cruceros durante la Primera Guerra Mundial. No obstante, con los años sufrió un declive por el aumento del uso de aviones y la competencia con Japón, lo que supuso una gran pérdida económica para Reino Unido.

Aun así, siguieron las construcciones de grandes navíos como por ejemplo el primer superpetrolero de Reino Unido. De hecho, en la actualidad siguen construyendo petroleros y buques de alta mar.

En el terreno del astillero están las grúas Sansón y Goliat, ambas se hacen destacar al visitar esta área de la ciudad. Son dos grúas de 106 y 96 metros de altura respectivamente y representaron un evento muy importante en el momento de su construcción. No porque formasen parte de la construcción del Titanic, ya que fue se erigieron mucho después, sino porque eran uno de los constructores navales más grandes del mundo.

 

5. El Salmón de la Sabiduría

Una de las leyendas celtas de Irlanda cuenta la historia de un salmón que se comió 9 avellanas que habían caído a la fuente de la sabiduría. El primero que comiese el salmón, ganaría el conocimiento total del mundo. Por ese motivo, el poeta Finn se pasó 7 años tratando de pescar el salmón y cuando por fin lo consiguió, le pidió a su aprendiz Fionn que lo cocinara.

Fionn lo preparó, pero mientras lo hacía se quemó con la grasa caliente que saltaba del salmón y para aliviar el dolor se chupó el dedo. Solo con este acto y sin necesidad de comer el pescado, Fionn adquirió la sabiduría del salmón y Finn al percatarse de esto permitió que Fionn se convirtiese en el jefe de los Fianna, los héroes de la mitología irlandesa.

En Belfast es posible encontrar una escultura gigante de un salmón azul. Sus mosaicos cuentan la historia de la ciudad a través de imágenes, información y poesía grabados en ellos.

 

6. Represa Lagan

En 1994, se construyó la represa Lagan en el río del mismo nombre que pasa por Belfast. El centro de visitantes se encuentra en el edificio Lagan Lookout, donde se acoge una exposición sobre la represa y la historia del río Lagan. En el mismo edificio está el centro de control de las compuertas de la represa, entre otras instalaciones.

Tras la construcción de la represa se han visto mejoras medioambientales, tales como la calidad del agua y la biodiversidad. Además de una mejora en el tránsito para las personas, ya que justo encima de la represa se levanta un puente peatonal.

 

7. Albert Memorial Clock

Esta torre del reloj es un monumento conmemorativo al fallecido marido de la Reina Victoria, el Príncipe Alberto. Su construcción se dio gracias a un concurso del mejor diseño para un monumento en honor al príncipe consorte. Se erigió en 1869 con un estilo mezclado entre gótico francés e italiano. En el 2002, lo restauraron para reparar los daños causados por el tiempo además de fortalecer sus cimientos de madera.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

8. Catedral de Santa Ana

Esta catedral es la única en servir a dos diócesis separadas, la anglicana y la católica. Su construcción comenzó en 1899 y terminó en 1904, aunque aún le agregaron otras salas y se tuvieron que reparar los daños de una bomba alemana que cayó durante la II Guerra Mundial.

En la parte norte del exterior hay una cruz celta. Mientras que en la cima de la catedral instalaron una espiral de acero de 40 metros en 2007. Por otro lado, en su interior alberga unos frescos de San Patricio en la capilla del Espíritu Santo, la sala del órgano, entre otros elementos.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

9 Prisión Crumlin Road

Es una antigua prisión ubicada a un lado de la carretera Cumlin. El edificio consta en la lista de edificios de especial interés arquitectónico o histórico de Reino Unido. Esto se debe a su valor arquitectónico e histórico. Justo enfrente está el antiguo Palacio de Justicia, el cual está conectado a la prisión por medio de un túnel subterráneo. De esta manera, se podían transportar a los prisioneros de un sitio a otro.

La prisión Crumlin Road fue una de las más avanzadas del siglo XIX. Está construida dentro de una pared de cinco lados, las cuatro alas tienen una altura de cuatro pisos y con celdas de 3 x 2 metros. De hecho, fue la primera prisión en Irlanda en separar a los prisioneros unos de otros sin comunicación entre ellos. Incluso los niños de familias pobres eran llevados aquí por delitos como robar comida o ropa. Uno de ellos, Patrick Magee de trece años, había sido sentenciado a tres meses de prisión, sin embargo, se ahorcó en su celda en 1858.

El precio de la entrada es de 12 £ y para estudiantes o jubilados 10 £. Puedes conseguir precios 2 £ más baratos si lo compras con uno o más días de antelación a través de la página web.

 

10. Peace Wall Belfast

Traducido al español como Muros de la paz, desde 1969 estos muros separan el lado protestante del lado católico. Lo que se intenta con ellos es disminuir los enfrentamientos entre estos grupos con ideologías tan diferentes. Por un lado, los unionistas o lealistas son protestantes que se oponen a que la isla de Irlanda se una en un solo Estado y quieren seguir perteneciendo a Reino Unido.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Por otro lado, los nacionalistas irlandeses quieren liberarse del dominio de Inglaterra. Dentro de este grupo destaca el Ejército Republicano Irlandés, siendo sus siglas en inglés IRA, quienes han perpetrado varios ataques terroristas en Belfast.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

A pesar de que la idea del muro nació como algo temporal, aún sigue en pie. No obstante, se ha demostrado que sí han disminuido los ataques. Algunos dicen que al separar las zonas residenciales de protestantes y católicos, ha ayudado a crear una sensación de seguridad en aquellos que se han visto afectados por las confrontaciones violentas. Otros, en cambio, declaran que los muros generan un ambiente intimidante y hostil.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

11. Biblioteca Linen Hall

La biblioteca Linen Hall, en pie desde 1788, es la más antigua de Belfast. Fue fundada por un grupo de artesanos de la Sociedad de Lectura de Belfast, cuyo objetivo era mejorar la mente y ejercitar el espíritu de investigación general. Los libros están enfocados mayormente en temas irlandeses, ya sean estudios, política o cultura.

En el período entre las guerras mundiales, la biblioteca -que era privada- adquirió cada vez más éxito, ya que las bibliotecas públicas aún no se habían desarrollado. Aunque más adelante estuvo a punto de cerrar debido a que el edificio se había deteriorado por los constantes bombardeos de IRA, el crecimiento de las bibliotecas públicas y graves problemas de dinero.

Por suerte, después de 1980 se consiguió salvar la biblioteca y devolverle su éxito, gracias al acceso gratuito y seguir concentrándose en los temas irlandeses. Así no competía con la Biblioteca Central de Belfast.

 

12. Ayuntamiento

El edificio del ayuntamiento se completó en 1906 con un estilo eduardino y hecho de piedras de Portland. El ayuntamiento tiene torres en sus cuatro esquinas y 53 cúpulas verdes. Dentro de sus terrenos se encuentran varios monumentos, como por ejemplo el Jardín Conmemorativo del Titanic, en honor a las víctimas del trágico accidente. Así como una estatua de la Reina Victoria, entre otros personajes históricos y hasta una noria de 61 metros de altura.

 

13. Sala Ulster

En la Sala Ulster se llevan a cabo conciertos, conferencias y ferias artesanales. Este es otro de los edificios que aparece en la lista de edificios de especial interés arquitectónico o histórico de Reino Unido. A pesar de su antigüedad y que hay otras salas de concierto más grandes y modernas en Belfast, la sala Ulster continúa siendo la más popular. 

 

14. Gran ópera de Belfast

Inaugurado en 1895, este teatro es considerado el mejor ejemplo de la supervivencia en el Reino Unido del estilo oriental aplicado a la arquitectura de Teatros. Fue restaurado en 2006, cuando ampliaron el escenario, agregaron un espacio para los artistas, un restaurante llamado «The Hippodrome» y fácil acceso a discapacitados.

 

 

15. Jardín Botánico de Belfast

Al momento de crear este jardín en 1828, era privado y solo se podía entrar los domingos. Hasta que en 1895 lo compró el gobierno de Belfast para abrirlo al público. La parte más característica del jardín botánico es The Palm House, un invernadero curvilíneo de hierro fundido y cristal. Uno de los primero ejemplos de este tipo en todo el mundo. Está dividido en dos alas, una fría y otra tropical. Cabe destacar que el lirio gigante (11 metros) proveniente de Australia floreció dentro del invernadero después de 23 años.

En el jardín también hay otro invernadero, llamado la Casa Tropical Ravine, un jardín de flores, varias especies de árboles y el Museo Ulster. Este museo, ubicado en la entrada del jardín, tiene una amplia exposición de arte, arqueología, etnografía, tesoros de la Armada Española, historia local, botánica, zoología y geología. Es el museo más grande de Irlanda del Norte desde 1821 y lo mejor de todo es que es gratis entrar.

 

16. Castillo de Belfast

Este castillo data de 1870 y está hecho de arenisca. Desde aquí tienes una vista espectacular sobre la ciudad de Belfast, ya que está asentado en la colina Cave Hill a 120 metros sobre el nivel del mar. Originalmente el castillo fue construido en el siglo XII y estaba en la ciudad, pero se quemó en 1708. Tras el incendio, el dueño del castillo, Sir Arthur Chichester, decidió que en lugar de reconstruirlo en el mismo lugar, lo construiría en los suburbios de Belfast.

En 1978, el gobierno de Belfast inició la restauración del edificio para reabrirlo al público 10 años más tarde. Hoy en día tiene una tienda de antigüedades, un restaurante, un centro de visitas y una sala para conferencias, cenas privadas y recepción de bodas.

 

17. Cave hill

Una montaña de basalto (roca magmática) con unos picos que se asemejan a una figura humana. Algunos le encuentran el parecido con Napoleón y es por eso que lo han llamado la Nariz de Napoleón. Resulta que Cave hill fue de inspiración para el libro de Los Viajes de Gulliver, ya que Jonathan Swift vio el parecido de la montaña con un hombre gigante durmiendo, que salvaguardaba la ciudad.

Hay tres cuevas grandes en la montaña excavadas para la extracción de hierro. Además de un fuerte, geológicamente protegido por un precipicio. Lo más destacado es que desde aquí podrás no solo ver toda la ciudad de Belfast, sino también la Isla de Man, de Escocia. Para llegar al parque de Cave Hill, puedes hacerlo en coche o en bus, si te bajas cerca del zoológico.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte
Iglesia de San Patricio.

 

Excursiones desde Belfast

Si eres fan de Juegos de Tronos, te gustará saber que desde Belfast salen muchos tours que te llevan a los lugares donde se filmó la serie. Algunos como la carretera Dark Hedges o las cuevas donde Melisandre dio a luz un bebé de la sombra. Además, una destinación muy popular es la Calzada de los Gigantes. Aunque también puedes viajar fácilmente en bus a la República de Irlanda e ir a Dublín, Galway y los acantilados de Moher.

 

Qué ver en Belfast, Irlanda del Norte

 

Comentarios

comments